Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Agencias de viajes danesas incluyen en sus ofertas turísticas visitas a orfanatos

Varias marcas organizan estas actividades en 'tours' de lujo a Camboya, India, Birmania o Tailandia

Dos turistas en el templo de Banyon, al norte de Camboya, en 2010. Ampliar foto
Dos turistas en el templo de Banyon, al norte de Camboya, en 2010. REUTERS

“Prepárate para una experiencia conmovedora”. Así reza uno de los reclamos publicitarios que las agencias danesas Caravana Rikke Viajes, Marco Polo Tours o Stejernegaard Viajes utilizan para atraer la atención de aquellos que tienen pensado viajar a países como Birmania, India, Camboya o Tailandia. Dentro del plan de actividades y visitas que se les ofrecen a los turistas se incluye la estancia durante un par de horas en un orfanato del país, en el que los turistas pueden hacerse fotografías y jugar con los niños que viven allí. “Serán recibidos", se puede leer en uno de los folletos publicitarios, "con los brazos abiertos”.

“La gente que visita estos países", asegura Steen Albrectsen de la agencia de viajes Albatros Busy, "quiere conocer de verdad el país. Cuando viajan a Birmania o a la India la pobreza es una realidad y quieren verla de cerca. Nosotros lo hacemos posible”. El objetivo es darle intensidad a viajes exóticos, dar un paso más allá. Combinar sol, calor, playa y compras en mercados locales con otro tipo de experiencias más fuertes.

Para Save the Children y otras organizaciones que trabajan en la defensa de los derechos de los más pequeños, este tipo de prácticas son intolerables y deben ser impedidas. “No hay ninguna diferencia entre la visita a un zoológico y la visita a un orfanato. Es profundamente desagradable y poco ético” asegura Peter Albæk, presidente de Børnes Vikår (Bienestar Infantil). En esa misma línea apuntan también desde Save the Children. Afirman que los niños son siempre vulnerables pero aquellos que han sido abandonados y no cuentan con un entorno familiar adecuado, todavía lo son más. Sophie Pybdad, psicóloga de la organización, lo describe diciendo que "los niños tienen que aguantar ser mirados y tocados por extraños. Se les cosifica y ellos acaban entendiendo que existen para que otros jueguen con ellos. Es grave. Es totalmente inaceptable”.

"Se cosifica a los niños y ellos acaban entendiendo que existen para que otros jueguen con ellos. Es totalmente inaceptable", dice una psicóloga de Save the Children

Las agencias de viaje no están de acuerdo. “Cuando los turistas visitan los orfanatos llevan dinero y regalos. Dinero que ayuda a que esos niños tengan una educación, acceso a agua potable, vestido y vivienda. Las visitas se llevan a cabo de manera respetuosa. Es una buena experiencia para todos” dice confiado uno de los copropietarios de Viajes Caravana Rikke.

Para el presidente de Børnes Virkår, una ONG danesa que lleva más de 20 años trabajando en defensa de los derechos de los niños, el dinero no es una razón suficiente para justificar este tipo de prácticas. “Las donaciones", dice, "son algo bueno, pero si crean confusión en la vida de los menores ya no valen la pena. Es cruel ver como los niños salen a jugar con los turistas durante dos horas y después desaparecen de sus vidas. Deben dejar de organizarse este tipo de visitas”.

Más información