Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Médicos británicos piden que se prohíba fumar en los coches con niños

La medida será puesta a votación el lunes en la Cámara de los Comunes

Un hombre fuma durante el Día Mundial Sin Tabaco en 2010. Ampliar foto
Un hombre fuma durante el Día Mundial Sin Tabaco en 2010. Efe

Más de 700 médicos y expertos sanitarios han firmado una carta pidiendo al primer ministro británico, David Cameron, que apoye la prohibición de fumar en los coches cuando viajan niños en ellos. La medida será puesta a votación el lunes en la Cámara de los Comunes, después de que recibiera la semana pasada el apoyo de la Cámara de los Lores.

La prohibición quiere ser introducida por el Partido Laborista a través de una enmienda en el proyecto de ley de Niños y Familias, que se está tramitando actualmente en la cámara alta. Si la propuesta es derrotada, los laboristas quieren incluirla en su programa electoral en las generales de 2015. Aunque el Gobierno de conservadores y liberales-demócratas ha dado libertad de voto a sus diputados, es difícil que la enmienda sea ratificada por los Comunes porque muchos diputados, especialmente conservadores, se opone a ella por entender que supondría una injerencia excesiva del Estado en la vida privada de los ciudadanos.

Desde 2007 está prohibido fumar en los lugares de trabajo y la mayoría de los espacios públicos cerrados en Inglaterra y Gales, una medida que ya se aplicaba en Escocia desde dos años antes. Ahora, los laboristas quieren extender esa prohibición a los coches cuando hay menores en ellos por entender que los adultos pueden decidir por si mismos si fuman o no pero los niños no pueden hacerlo. Y se amparan en el hecho de que un solo cigarrillo puede provocar en el interior de un coche concentraciones de humo de tabaco 23 veces superiores a las que se darían en el interior de una vivienda.

La propuesta ha recibido ahora el apoyo de cientos de expertos sanitarios que han firmado una carta publicada en el British Medical Journal en la que argumentan que estar expuestos al humo del tabaco como fumadores pasivos es una “considerable causa de mala salud en los niños”.

Sin embargo, los críticos con la propuesta argumentan que, aunque fumar en el coche cuando hay niños “es una desconsideración”, en realidad ocurre con muy poca frecuencia y sería una intromisión innecesaria en la vida privada de las personas y un primer paso en la dirección de prohibir fumar en el hogar. Plantean además dudas sobre la capacidad de la policía de garantizar la aplicación de la prohibición.