Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra
JOSÉ MOSQUERA / INDUSTRIA QUÍMICA

“No es necesario añadir más normas”

Dado que hay Gobiernos, y parte de la sociedad, que quieren desarrollar el 'fracking' y que otros tienen reservas, la recomendación de la Comisión Europea parece adecuada al sector industrial

José Mosquera Arias, director de Política Industrial de Cefic
José Mosquera Arias, director de Política Industrial de Cefic

José Mosquera Arias es el director de Política Industrial de Cefic, la organización que aglutina a la industria química europea.

 Pregunta. ¿Ha perdido la Comisión Europea una ocasión para establecer estándares comunes del fracking en la UE?

Respuesta. Al revés. Lo que ha hecho es dar una oportunidad a los Estados miembros para que puedan llevar adelante sus proyectos y no tengan que esperar un largo proceso de preparación de una directiva.

P. ¿No se corre el riesgo de que países como Polonia rebajen las normas medioambientales?

R. En Polonia hay una normativa bastante estricta. No consideramos que se estén rebajando los niveles de protección.

P. La Comisión finalmente ha atendido las peticiones de la industria y de los países más proclives al fracking.

R. Se ha dado cuenta de la creciente importancia de la competitividad industrial. Hay que crear tejido y por eso nos parece tan reseñable el objetivo de que el 20% del PIB europeo proceda de la industria. El shale gas [gas de pizarra] está generando unas diferencias tremendas en los costes que nos alejan de la competitividad de competidores como EE UU.

P. Varios miembros de la Comisión aseguraban hasta hace poco que la UE necesita reglas medioambientales más estrictas.

R. Países como Reino Unido, por ejemplo, están totalmente preparados para desarrollar esta industria. No era necesario añadir más legislación. No nos tomamos a la ligera las cuestiones de seguridad y protección medioambiental, pero la legislación de los Estados miembros ya abordan estas cuestiones.

P. ¿Está Bruselas animando a los países a ir más allá?

R. La Comisión está entre medias. Hay Gobiernos y parte de la sociedad que quieren desarrollarlo más y otros tienen miedo y reservas. La recomendación que han emitido nos parece adecuada porque tiene en cuenta todos los aspectos que preocupan. Desde Bruselas se controlará de forma exhaustiva la observación de las recomendaciones, que requieren altos estándares en control del agua, del terreno y del aire. Luego serán los Estados miembros los que tengan que poner en práctica esas buenas prácticas.

P. En la UE conviven países como Francia y Bulgaria, donde el fracking está prohibido, con otros que quieren impulsarlo claramente. ¿No se envía una señal equívoca a los inversores extranjeros?

R. Lo mismo ocurre en EE UU. En Nueva York no está permitido y en Estados como Texas se practica intensivamente.