Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

¡Una verdadera regresión!

Trece activistas y políticas francesas de distintos partidos piden al ministro de Justicia, Alberto Ruiz-Gallardón, que retire su ley del aborto

Manifestantes a favor del derecho al aborto delante de la embajada española en París. Ampliar foto
Manifestantes a favor del derecho al aborto delante de la embajada española en París. AFP

En solidaridad con las mujeres españolas, nosotras, políticas francesas, hacemos un llamamiento al Gobierno español para que retire su proyecto de ley del aborto. Pedimos a todas las mujeres, cualquiera que sea su filiación política, que se movilicen en esta lucha fundamental para nuestra sociedad. Pedimos al Gobierno español que escuche a las mujeres y a los hombres de su país que se movilizan desde hace varias semanas. Este proyecto, que solo autorizaría el aborto en casos extremos (peligro para la salud de la mujer o tras una violación), supondría un retroceso peligroso en un país en el que los derechos de las mujeres han centrado los debates políticos estos últimos años. ¡Una verdadera regresión!

Sabemos perfectamente que España fue quién mostró a Europa el camino en el tema de la lucha contra la violencia de género y sexual. España fue quien inspiró la ley francesa de 2010 que estableció la orden de protección y que creó el teléfono de gran peligro para las mujeres víctimas de la violencia de género. España no puede ser hoy el país del gran retroceso.

El derecho de las mujeres a disponer de su cuerpo no es un suplemento de alma en una sociedad que se jacta de construir la igualdad. Se trata de un derecho fundamental, es la base de la igualdad. Es la señal más importante de la emancipación de las mujeres en la sociedad. La libertad de las mujeres para elegir si tener un niño o no es la clave de acceso para el conjunto de los demás derechos. Sin la libertad de disponer de su cuerpo, resulta imposible imaginarse la igualdad en la pareja, en la familia, en la empresa o en la esfera pública. En Francia, ya en 1975, Simone Veil, una figura de la política nacional y europea, lograba este avance democrático fundamental para las mujeres, apoyada por las familias políticas de derechas y de izquierdas, porque este tema exige la superación de las divisiones tradicionales.

Actualmente, en el mundo muere una mujer cada nueve minutos a consecuencia de un aborto clandestino. El negar este derecho fundamental a las mujeres españolas tendrá graves consecuencias para la salud pública. Incluso en países donde las autoridades facilitan información sobre la anticoncepción, el aborto es un derecho fundamental.

Nos solidarizamos con las mujeres españolas, por lo que mediante este llamamiento, nos inmiscuimos en lo que nos importa, a todas y a todos, más allá de las fronteras nacionales.

Anne Hidalgo, vice-alcaldesa de París; Clémentine Autain, feminista, directora de una editorial; Roselyne Bachelot, exministra de Sanidad de Nicolas Sarkozy (2007 - 2012); Michèle Barzach, exministra de Sanidad de Jacques Chirac (1986-1988); Martine Billard, exdiputada. Jeanette Bougrab, ex secretaria de Estado de Juventud y Vida Asociativa de Nicolas Sarkozy (2010-2012); Marie-George Buffet, diputada por Hauts-de-Seine, exministra de Juventud y Deportes de Lionel Jospin (1997 - 2002). Caroline de Haas, feminista; Catherine Coutelle, diputada, Presidenta de la Delegación Nacional de los Derechos de las Mujeres; Michèle Sabban, vicepresidenta de la Región Ile de France; Yvette Roudy, exministra de Derechos de las Mujeres de François Mitterrand (1981-1986), exparlamentaria; Dominique Voynet, exministra de Medio Ambiente de Lionel Jospin (1997-2001), alcaldesa de Montreuil; Rama Yade, exministra de Nicolas Sarkozy (2007 - 2010), consejera regional de Ile de France.