Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Mujeres y médicos piden “asilo sanitario” a Francia por la reforma del aborto

Grupos de activistas participan en un acto ante la Embajada en protesta por la ley de Gallardón

Protesta contra la reforma del aborto frente a la Embajada de Francia.
Protesta contra la reforma del aborto frente a la Embajada de Francia.

Batas blancas, gritos de "Gallardón, dimisión" y tres furgonetas de policía. Un centenar de personas se ha concentrado este jueves por la tarde delante de la Embajada francesa en Madrid, prácticamente al lado de la Puerta de Alcalá, para protestar contra el anteproyecto de ley del aborto del Gobierno del PP. La plataforma Decidir nos hace libres ha entregado 220 cartas firmadas en la Embajada solicitando "asilo sanitario" para las mujeres que desean acceder al aborto con una ley de plazos, y para los profesionales que se verán privados de seguridad jurídica al realizar intervenciones si el proyecto sigue adelante.

A la protesta han acudido caras conocidas como la abogada y exdiputada Cristina Almeida y Empar Pineda, de la clínica Isadora. Los manifestantes han elegido la Embajada de Francia porque consideran ese país un símbolo entre los Estados europeos "que mantienen una ley razonable", ha explicado Isabel Serrano, oncóloga y portavoz de la plataforma. Representantes diplomáticos han recogido las cartas y se han comprometido a hacerlas llegar a las autoridades francesas. “No han querido entrar en el debate, pero nos han escuchado con gran interés”, ha dicho Serrano. Las feministas francesas, junto a las italianas y las belgas, han manifestado en las últimas semanas su solidaridad con las españolas.

Los manifestantes han querido subrayar que no solo se trata de garantizar la libertad de las mujeres, sino también de velar por su seguridad sanitaria. “La ley remitirá a medidas de riesgo [para la vida de las mujeres], y eso no lo podemos consentir”, ha declarado Serrano. Piden que el Gobierno abandone completamente el proyecto de reforma de la actual ley. “Yo practiqué más de 6.000 abortos clandestinos en casas de las pacientes”, afirma Josep Carbonell, director de la clínica Mediterránea en Valencia, rememorando los años del franquismo y la Transición. “Con esta ley volveremos a los abortos en la cocina”, remacha otro médico que también ha asistido a la protesta, y reitera el peligro que suponía esta práctica para la salud de la madre.

Además de sostener pancartas y enunciar clásicos lemas como “Nosotras parimos”, los concentrados también han entonado la Marsellesa. La elección de la Embajada no es fortuita: hace apenas tres días, la Asamblea Nacional francesa eliminó de su legislación que la obligación de que mujer deba alegar “desamparo” para abortar. Ni siquiera Marine Le Pen, dirigente del partido de ultraderecha Frente Nacional, ha querido mostrar su apoyo a la iniciativa del Ejecutivo español.

Más información