Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

La nave ‘Rosetta’ sobrevive a la hibernación

La secuencia de operaciones controlada por el ordenador motivó ayer el retraso de casi una hora en la primera recepción de la señal. La sonda llegará en agosto a un cometa

Ensayo de despliegue de los grandes paneles solares de la nave espacial 'Rosetta' antes de su lanzamiento, en 2004.
Ensayo de despliegue de los grandes paneles solares de la nave espacial 'Rosetta' antes de su lanzamiento, en 2004.

La nave espacial Rosetta, que despertó el lunes, tras 31 meses de viaje por en Sistema Solar en estado de hibernación, está en buen estado, según han comprobado los responsables de control de la misión, en el centro de operaciones ESOC de al Agencia Europea del Espacio (ESA), que han empezado a verificar el funcionamiento de los sistemas de a bordo. La nave, además, ha enviado a la Tierra toda la información que ha almacenado el ordenador durante esos 31 meses que ha estado incomunicada. La Rosetta se dirige al encuentro, el próximo agosto, del cometa 67P/Churyumov-Gerasimenko.

La primera señal de la reactivación de la nave, que se esperaba el lunes a partir de las 18.30 (hora peninsular), no se recibió hasta las 19.18, en un tenso ambiente de incertidumbre. La nave podía no haber despertado a la hora que se había programado en su ordenador en junio de 2011. Pero los operadores sabían que había otro posible motivo de retraso: el ordenador (que durante la hibernación tiene activas las funciones básicas de mantenimiento) tenía programada una secuencia de actividades a realizar en las primeras horas antes de enviar la primera señal, incluida la orientación de la antena principal para llamar a casa. Y ante cualquier anomalía se debía repetir toda o parte de la secuencia. Ese fue el motivo del retraso, según fuentes de ESOC.

Los responsables de Rosetta seguirán durante las próximas semanas verificando los equipos e instrumentos de la nave antes de afrontar la crítica fase de localización del cometa con la cámara de a bordo. 67P/Churyumov-Gerasimenko mide solo unos cuatro kilómetros de diámetros, está inactivo, es decir, sin luminosidad y sin chorros que ayuden en la tarea.