Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Comienza el juicio por las escuchas ilegales del dominical ‘News of the World’

La llegada de Brooks y Coulson, responsables del dominical, acaparan la atención

La fiscalía estima que hay al menos 600 víctimas de pinchazos telefónicos

La exdirectora del 'News of the World', Rebekah Brooks, sale del juzgado junto a su marido, Charlie Brooks, en Londres. Ampliar foto
La exdirectora del 'News of the World', Rebekah Brooks, sale del juzgado junto a su marido, Charlie Brooks, en Londres. efe

Transcurridos más de dos años desde que el escándalo de las escuchas telefónicas forzara la clausura del dominical más leído del Reino Unido, el News of the World, dos de sus principales protagonistas han comparecido este lunes ante un tribunal de Londres, en la primera jornada de un juicio que apunta contra las prácticas ilegales en el seno del imperio mediático de Rupert Murdoch. Los nombres de Rebekah Brooks, antigua mano derecha del magnate, y Andy Coulson, exdirector de comunicaciones del primer ministro británico, David Cameron, sobresalen entre los ocho acusados de uno de los procesos más mediáticos de los últimos tiempos que puede prolongarse hasta la próxima primavera.

Dado que la primera sesión en el Old Bailey estuvo consagrada a la designación del jurado –bajo la advertencia del juez Justice Saunders de que sus miembros se abstengan de utilizar Twitter a lo largo del proceso-, fueron las respectivas llegadas de Brooks y Coulson al tribunal las que acapararon el grueso de la atención. La primera, antigua directora del News of the World y de su cabecera “hermana”, el diario The Sun, hasta pasar a convertirse en la máxima responsable de News International, la filial que agrupa los intereses británicos del grupo de Murdoch. La fiscalía acusa a Brooks, de 45 años, de conspiración para interceptar buzones de voz de figuras relevantes de la vida pública (políticos, actores, deportistas…), de instigar a los periodistas bajo su responsabilidad a sobornar a funcionarios públicos a cambio de información y de maniobrar para ocultar esas prácticas a ojos de la justicia.

Cargos similares han sido formulados contra Andy Coulson, también de 45 años, en relación con su gestión como director del News of the World antes de que desembarcara en Downing Street tras la victoria electoral de los conservadores de Cameron. El actual jefe de Gobierno, que hasta el estallido del escándalo mantenía una relación más que fluida con el grupo Murdoch, contrató a Coulson a pesar de que este había dimitido al frente del dominical, en 2007, a raíz de la condena de un periodista de la plantilla y de un investigador privado por un primer caso de escuchas ilegales.

La fiscalía de la corona estima que al menos seis centenares de personas han sido víctimas de los pinchazos telefónicos, entre ellas la adolescente MillyDowler que había desaparecido (luego fue hallada muerta) cuando el dominical interceptó su buzón de voz. Este caso, que provocó una airada reacción de la opinión pública en el verano de 2011, fue la espoleta para el cierre del News of the World después de 168 años de singladura, acompañado de la decisión de Murdoch de abandonar una apuesta multimillonaria para adquirir la totalidad de las acciones de la plataforma digital BSkyB y de replegar sus ambiciones de expansión en el Reino Unido. También a resultas de escándalo, se estableció una comisión investigadora independiente, presidida por el juez Leveson, cuyas conclusiones aconsejaron una autorregulación de los medios que ha dividido al sector.

El juicio que ha arrancado este lunes es el primero de los cuatro previstos que implican a periodistas y a otras personas relacionadas con el News of The World y The Sun, a raíz de tres investigaciones separadas de Scotland Yard. En el banquillo del Old Bailey también se sentaron el marido de Rebekah Brooks –el entrenador de carreras de caballos Charlie Brooks-, su antigua asistente personal, Cheryl Carter, el exgestor de News International y su exjefe de seguridad, Stuart Kuttner y Mark Hanna, el otrora director de noticias del dominical, Ian Edmondson y el antiguo corresponsal para temas de la realeza, Clive Goodman. Los ocho acusados se declararon inocentes de los cargos que se les imputan.