Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El punto de mira está en un pequeño ser acuático

En marcha un proyecto Life+ y una estrategia para salvar al desmán ibérico

Se siguen haciendo obras inadecuadas en su hábitat, tramos altos de los ríos

El Life+ Desmania generará cuarenta empleos

El desmán Ibérico. Ampliar foto
El desmán Ibérico.

El desmán ibérico es un pequeño mamífero que habita en la Península. Si no fuera por su cola, que mide casi 15 centímetros, el cuerpo entero no alcanzaría ni esta longitud. Pequeño, desconocido y huidizo son algunas de las cualidades de esta especie de topillo con trompa y hábitos acuáticos, a la que añade una distribución mundial exclusiva en la Península y otra característica de índole ambiental que preocupa más: está considerado como amenazado con la categoría de vulnerable y algunas de sus poblaciones están en peligro de extinción.

Hace unos días, el secretario de Estado de Medio Ambiente, Federico Ramos, y el presidente del Gobierno de Extremadura, José Antonio Monago, presentaron en Plasencia (Cáceres) el proyecto Life + Desmania (financiado por la Comisión Europea) y la Estrategia Nacional de Conservación del Desmán Ibérico, herramientas que pretenden salvar sus escasas y amenazadas poblaciones. El Life+ se aprobó el pasado año y aún está en fase de estudio y prospección de dichas poblaciones y su estado de conservación en Castilla y León y Extremadura (unas de sus áreas de distribución dentro de la mitad norte peninsular). La estrategia, tras pasar el visto bueno de la Comisión Estatal para el Patrimonio Natural y la Biodiversidad, está ahora en manos de los representantes del Consejo Asesor de Medio Ambiente para emitir alegaciones y valoraciones al mismo.

Logotipo del programa Life+ Desmania. ampliar foto
Logotipo del programa Life+ Desmania.

La Fundación Biodiversidad coordina Desmania, en el que colaboran también entre otros, el Centro de Servicios y Promoción Forestal y de su Industria de Castilla y León, la Fundación Patrimonio Natural de Castilla y León, asociaciones de pescadores, centros de investigación, ayuntamientos y comunidades autónomas de las zonas concernidas y las confederaciones hidrográficas del Tajo, Duero y Miño-Sil. Ignacio Torres, subdirector de la Fundación Biodiversidad, asegura que “el primer objetivo es revertir la tendencia negativa que sufre la especie, que se puede considerar dramática en Extremadura, reduciendo sus principales amenazas, como son la invasión del visón americano, la existencia y construcción de azudes, la extracción de áridos y la baja calidad del agua y de las riberas”.

Con el Life+ ya en marcha, desde la Asociación para la Defensa de la Naturaleza y los Recursos de Extremadura (Adenex) y la Asociación para el Estudio y Mejora de los Salmónidos (AEMS-Ríos con Vida) denunciaron ante la Confederación Hidrográfica del Tajo y el Gobierno de Extremadura la construcción de una pasarela metálica en el valle del Jerte (Cáceres) para acceder a una cascada dentro de un tramo que puede afectar al hábitat del desmán ibérico. “Se construyó a finales de 2012 en el cauce alto situado dentro de un espacio de la red Natura 2000 (el lugar de importancia comunitaria Sierra de Gredos y Valle del Jerte) y también se ha habilitado un camino de acceso, por lo que se está permitiendo que acuda más gente a una zona sensible para la especie”, resume Antonio Gentil, director técnico de Adenex.

Tareas de seguimiento y detección de ejemplares en el río. ampliar foto
Tareas de seguimiento y detección de ejemplares en el río.

César Rodríguez, secretario general de AEMS-Ríos con Vida, propone esperar a analizar “qué diagnostico, directrices y soluciones contiene la estrategia, pero lo cierto es que hasta el día de hoy siguen en marcha acciones de canalizaciones, concesiones para producir energía hidráulica y riegos y deforestación de bosques de ribera en muchos cauces fluviales, incluidos los que afectan al desmán ibérico”. El mantenimiento de cauces limpios e inalterados es básico para su supervivencia, ya que, según datos aportados por la Fundación Biodiversidad, se estima que la población se ha visto reducida en más del 30% en los últimos años, ocasionada precisamente por la pérdida de la calidad del hábitat.

Ignacio Torres afirma que “gracias a la participación de las confederaciones hidrográficas en Desmania estamos consiguiendo que se tenga más en cuenta la situación y presencia del desmán en los planes hidrológicos de cuenca y en las actuaciones que ya se llevan a cabo”. Recuerda también que el proyecto lleva consigo un importante apartado de generación de empleo (unos cuarenta) en todo el área de trabajo, “con la intención de que se vea que la conservación de la biodiversidad también genera economía y puestos de trabajo”. La sensibilización y participación de la sociedad en la recuperación del desmán es otro de los objetivos de Desmania.