Un centenar de profesores universitarios firman en contra del Toro de la Vega

Acusan al PP y al PSOE de ser responsables del tormento y muerte del animal

Un hombre a caballo clava una lanza al toro durante el festejo del Toro de la Vega.
Un hombre a caballo clava una lanza al toro durante el festejo del Toro de la Vega.PEDRO ARMESTRE (AFP)

Casi un centenar de profesores universitarios han firmado un manifiesto contra el festejo del  Toro de la Vega que se celebró el martes en el municipio de Tordesillas (Valladolid). El texto, titulado Por el fin de la tortura animal: manifiesto contra el Toro de la Vega, ha sido promovido por la Asociación Interuniversitaria para la Defensa de los Animales (AIUDA), a la que los docentes que lo han sostenido con sus firmas han agradecido "su trabajo divulgativo y académico para concienciar a la sociedad española de la necesidad de mejorar nuestra convivencia con los animales. Estos son sus siete puntos.

1. Los y las abajo firmantes manifestamos nuestra total oposición hacia la tortura de los animales. Por ello, rechazamos un festejo consistente en la persecución y, finalmente, la matanza de un toro para el entretenimiento de los asistentes como sucede en el llamado Toro de la Vega. Un evento en el que el divertimento de unos supone el dolor, miedo, angustia y muerte de una víctima inocente.

2. El Toro de la Vega no es una forma de dañar y matar a un animal esencialmente distinta de muchas otras llevadas a cabo a día de hoy, tanto en el caso de las diversas expresiones de la tauromaquia (comerciales o no), como en el de otras formas en las que los animales sufren terribles agresiones (a manos de la industria ganadera, en la caza, pesca y otras actividades). El Toro de la Vega no es una práctica peor que las otras muchas maneras de hacer sufrir a los animales. Pero el hecho de que se cause terribles daños a los animales no humanos en otros ámbitos no es óbice para no rechazar lo que sucede en este caso concreto. Antes bien, por los mismos motivos por los que nos hemos de oponer a todas las prácticas que sistemáticamente dañan a los animales, hemos de rechazar la agresión y muerte de un animal inocente, base de la fiesta del Toro de la Vega.

3. Ningún argumento puede justificar la desconsideración de los intereses de los animales. Desde luego, no la tradición o la cultura, en nombre de las cuales se han cometido tremendas tropelías. A la hora de ser moralmente tenido en cuenta y respetado, lo relevante es la posibilidad de sufrir y disfrutar, que no solamente tenemos los seres humanos, sino que es compartida por los demás animales sintientes. Por ello, es inmoral considerar a los animales no humanos como recursos a nuestra disposición que podemos usar para nuestro beneficio, aun cuando ello les cause terribles daños.

4. Para juzgar si una práctica es injusta hay que intentar ponerse en el lugar de todos aquellos y aquellas que participan en ella; lo cual no sucede en este caso. Quienes intentan defender el terrible Toro de la Vega lo hacen simplemente porque no son las víctimas que perecen alanceadas. Nadie aceptaría que un evento así tuviese lugar si fuera él o ella quien debiera ocupar el lugar de la víctima, y pagar el precio de su vida para la diversión de otros. El ser torturado de este festejo es forzado a participar y a morir, razón por la que el Toro de la Vega es una práctica injusta.

5. Es fácil protestar contra una situación de abuso cuando quien se queja está sufriendo el acoso. Pero, para avanzar hacia un mundo con menos injusticias, es necesario también luchar contra los abusos cuando son otros u otras quienes los están sufriendo. Afortunadamente, ya hay en la actualidad quien lo hace. Existe un movimiento social en defensa de los animales que, de manera cada vez más masiva, se moviliza para acabar con injusticias y crueldades cometidas contra los animales, como el Toro de la Vega. Los y las abajo firmantes manifestamos nuestro apoyo a este movimiento en defensa de los animales y nuestra esperanza y convicción de que antes o después este conseguirá un cambio en la forma en la que son considerados los animales en nuestra sociedad.

6. Asimismo, exigimos a los responsables políticos que dejen de promover que este terrible evento tenga lugar año tras año. Esto incluye tanto al PP, el partido dirigente en la Junta de Castilla y León, cuyo Reglamento de Espectáculos Taurinos Populares autoriza la realización del Toro de la Vega; como al PSOE, que controla la alcaldía de Tordesillas. Ambos partidos son responsables del tormento y muerte de un animal cada año en esta localidad. Es necesario que comiencen a escuchar a una abrumadora mayoría de la sociedad que, en línea con el aumento de la concienciación social sobre la defensa de los animales, se opone a este asesinato de un animal.

7. Por último, hacemos un llamamiento a los medios de comunicación, cuyo acceso al Toro de la Vega ha sido repetidamente vetado para que documenten la cacería y muerte en la que se basa este evento, a fin de que se hagan eco no del espectáculo, sino del masivo rechazo social ante esta forma de maltrato animal.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS