Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los consumidores se unen para pagar menos por la luz

La OCU lanza una iniciativa de compra colectiva para abaratar la factura energética

Fuente: OCU. pulsa en la foto
Fuente: OCU.

Se trata de formar un gran grupo de consumo para comprar energía de manera mayorista y negociar el precio con las comercializadoras. Así se conseguirá reducir la factura de la luz y el gas: cuanta más energía se compre, más barato saldrá. Es la propuesta que lanza hoy la Organización de Consumidores y Usuarios (OCU) para promover una competencia real entre las compañías, algo que no se ha conseguido en los diez años que lleva liberalizado el mercado.

Desde hoy hasta el 14 de octubre cualquier persona puede apuntarse al grupo de compra en una página web www.quieropagarmenosluz.org. Dos días después, la OCU celebrará una subasta en la que podrán participar todas las comercializadoras que deseen suministrar energía a toda esa masa de clientes y ganará la que ofrezca el precio más bajo. El 4 de noviembre se comunicará a los consumidores el nombre de la empresa ganadora, que pueden ser dos si también se decide aceptar una oferta por el servicio conjunto de electricidad y gas, y se detallará a cada uno de los clientes cuánto pueden ahorrarse. Si el interesado lo ve adecuado, dará su aceptación y la comercializadora podrá cerrar con él el contrato.

La iniciativa tiene varios precedentes en Europa, algunos con gran éxito. En Holanda, donde fue lanzada el año pasado por la asociación Consumentenbod, se apuntaron 52.000 consumidores que lograron un ahorro medio de 277 euros al año. En Bélgica se sumaron 152.000 personas y se consiguieron rebajas de 130 euros en la factura de la luz y 435 en la del gas. En Reino Unido, 285.000 personas se han ahorrado 258 euros de media, y en Portugal, con casi 600.000 participantes, se han logrado rebajas de 25 a 80 euros al año.

Antonio Arranz, responsable técnico en materia de energía de la OCU, no se atreve aventurar cifras de ahorro en España. “Dependerá del número de personas que se inscriban en la iniciativa y del perfil de cada una”, dice. Aunque asegura que la mayoría de los participantes conseguirán algo mejor de lo que tiene. De hecho, según sus cálculos, "hay clientes en el mercado libre que creen tener una buena oferta y están pagando un 25% más que con la tarifa regulada".

La OCU recuerda que el consumidor español paga bastante más cara la electricidad que otros consumidores europeos. Solo Irlanda y Chipre cuentan con un precio más elevado, según Eurostat. La organización considera que la liberalización del mercado energético sigue en pañales y que las sucesivas reformas aprobadas por diferentes Gobiernos no han dado con la solución para que en España exista una real y efectiva competencia. Un modelo que, según la OCU, “está dominado por subastas en las que quienes venden y quienes compran son los mismos”. Como consecuencia, ni las comercializadoras se preocupan demasiado por conseguir clientes, ni los consumidores se benefician de ofertas competitivas y buen servicio.