Detenida la directora del colegio indio donde murieron envenenados 23 niños

Meena Devi se ha entregado hoy a las autoridades tras estar desaparecida una semana

La Policía ha detenido a Meena Devi, la directora del colegio público de Bihar, uno de los estados más poblados y pobres de India, en el que murieron 23 niños por ingerir alimentos que contenían restos de pesticida. Después de que la investigación policial concluyera que era la responsable de la tragedia, la directora se dio a la fuga y estuvo desaparecida una semana. Hoy ha reaparecido y se ha entregado a las autoridades.

"Se ha rendido y la hemos arrestado para interrogarla", ha dicho el jefe de policía del distrito de Saran, Sujeet Kumar, Horas antes de su detención, los agentes habían dejado una nota en la puerta de su casa informándole de que debía presentarse inmediatamente en una comisaría y que, en caso de no hacerlo, empezarían a confiscar sus bienes, informa Times of India.

La directora es sospechosa de haber forzado a los alumnos a comer el almuerzo en mal estado, a pesar de que, en un principio, los niños se negaran a probarlo porque decían que tenía un aspecto extraño y que olía diferente. Según la investigación, Devi insistía en que el aceite utilizado no podía estar malo porque había sido adquirido en la tienda de su marido. Además, las pesquisas revelaron que se negó a socorrer a los niños cuando empezaron a sentirse mal, perdiendo unas horas que podrían haber sido cruciales para evitar su muerte. La autopsia de los menores fallecidos confirmó que el curry contenía organofósforo, una sustancia química empleada para insecticidas.

Por el momento, 24 niños y la cocinera Manju Devi continuan ingresados en el Patna Medical College and Hospital (PMCH). "Permanecerán ingresados unos cuatro o cinco días más, hasta que los médicos estén satisfechos con su estado de salud", ha indicado la superintendente del hospital Amarkant Jha Amar, según recoge Times of India.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS