Miles de personas recorren el centro de Madrid con la marea verde

“En esa ocasión hay más razones que nunca", asegura una profesora en la manifestación contra los recortes y la reforma educativa

Manifestación en Madrid contra los recortes y la reforma educativa.
Manifestación en Madrid contra los recortes y la reforma educativa. KOTE RODRIGO (EFE)

Una marea verde ha recorrido el centro de Madrid desde la plaza de Neptuno a la sede del Ministerio de Educación, en Sevilla. Y al fin la Plataforma Estatal por la Enseñanza Pública ha respirado tranquila. Los sindicatos hablan de 120.000 manifestantes, mientras que Delegación del Gobierno no ha ofrecido datos. A toro pasado, reconocen que tenían ciertas “dudas” de la movilización. Se suceden las protestas y el profesorado ha perdido 20 puntos de poder adquisitivo y no es fácil que siga saliendo a la calle.

“Es que en esa ocasión hay más razones que nunca. Porque cada vez hay más recortes y ahora la Lomce”, cuenta una profesora de un instituto de Humanejos en Parla. “Hemos ido a la huelga el 60%, más que otras históricas. Nos jugamos mucho”. Ella imparte clase del área sociolingüística en el aula diversificada a niños que requieren una mayor atención. “¿Qué va a pasar ahora si estos niños aprueban el curso pero no pasan la reválida? Qué hacen, porque no pueden repetir curso”.

El año escolar empezó en la Comunidad de Madrid con 1.138.390 estudiantes (un 2,1% más), menos becas y unos 2.000 profesores menos, según los sindicatos. Las ayudas para los libros se han sustituido por un sistema de préstamos y las del comedor se han reducido de 29,3 millones a “entre 16 y 18 millones”, según estima la Consejería de Educación.

Por el centro de Madrid ha caminado Marga, profesora interina de Biología en un instituto de Móstoles. Hace ocho años aprobó la oposición y desde entonces encadena suplencias. La de este año, por primera vez, es de media jornada y su contrato termina en junio. Será otro compañero quien examine a sus estudiantes en septiembre. “Una forma de ahorrarse el pagarme el verano”.

A todas las marchas acude también una profesora de Tecnología que prefiere no decir su nombre. Le acompañan sus hijas y otros miembros del AMPA del colegio Miguel Servet (Carabanchel) que también van acompañados de sus familias. Las niñas, de unos cinco y siete años, conocen al dedillo los recortes. Hay una profesora menos de Inglés así que en Escuela infantil hay menos horas de inglés y no se pueden desdoblar los grupos para una atención más personalizada. Una suplente ha tardado en llegar mes y medio, a los profesores no les quedan horas de apoyo...

En medio de la marea verde pide paso un ciempiés humano del mismo color. Lo han confeccionado chicos de secundaria de un instituto de Móstoles y a falta de gente piden voluntarios para sumarse al gusano. Sin dudarlo se integran Ángela e Irene, estudiantes del instituto Madrid Sur, de Vallecas. Les da miedo “que se privatice todo, porque nosotras no podríamos pagarnos la educación y nos da miedo el futuro”. Piensan que el Gobierno de Madrid invierte más recursos en otras zonas de la Comunidad y en la concertada. “Nos quieren hacer de menos. Por eso los de clase hemos decidido no presentarnos al examen del CDI (prueba de conocimientos indispensables). Hay profesores que no nos han entendido”.

La manifestación ha puesto cierre por el momento –habrá una marcha nocturna del sábado al domingo- a las movilizaciones. Por la mañana habían acudido a la huelga el 70% de los profesores, según los sindicatos. El Gobierno regional, sin embargo, la describió como “escasa”.

La plataforma Tomalauniversidad, una red de asambleas universitarias de Madrid, convocó a los estudiantes una hora antes en Atocha, con el fin de sumarse luego a la manifestación común. Sostienen que “si el presente es de lucha el futuro es nuestro” y su lema en esta convocatoria: “Su crisis nos desahucia las aulas”.

Retirada de la reforma

Antes del comienzo de la marcha, los portavoces de la Plataforma Estatal por la Enseñanza Pública han hecho una valoración del seguimiento de los paros de la mañana, cifrados por ellos en un 72% entre el profesorado de la pública y el 25% de la concertada. “25% muchos son bastantes, tiene mérito porque esta ley se ha hecho para ellos”, ironiza Francisco García, secretario general de la Federación de enseñanza de CC OO. Carlos López Cortiñas de FETE-UGT, confía en que el ministro José Ignacio Wert haga caso al dictamen del Consejo de Estado y vuelva a sentarse a dialogar. Aunque recuerda: “En las reuniones que hemos tenido no han cogido ni un apunte, ni nos han pasado luego algún documento, no conoce el consenso”.

FETE-UGT, STES y CC OO piden la dimisión del ministro como el Sindicato de Estudiantes. “En diciembre de 2012 el ministro nos dijo que hiciéramos lo que hiciéramos la ley iba a salir adelante. No sabemos si la llevará mañana o no a Consejo de Ministros. Nosotros le pedimos que reflexione después del varapalo que le ha dado la calle Y hasta su propio hermano”.

A la manifestación madrileña se unió el Partido Socialista, encabezado por Óscar López, Rafael Simancas y Mario Bedera. "Si volvemos a gobernar no quedará ni espíritu de esta ley clasista, segregadora que mira al pasado y no al futuro", se ha comprometido Mar Villafranca, secretaria socialista de Educación y Cultura.

Sobre la firma

Elisa Silió

Es redactora especializada en educación desde 2013, y en los últimos tiempos se ha centrado en temas universitarios. Antes dedicó su tiempo a la información cultural en Babelia, con foco especial en la literatura infantil.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS