Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Tecnología española para el reactor japonés de fusión nuclear JT-60SA

La instalación, ubicada en Naka, servirá para hacer experimentos del proyecto internacional ITER. El Ciemat ha diseñado la base del criostato, que se ha construido en Avilés

Esquema del reactor experimental de fusión JT-60SA, en Japón.
Esquema del reactor experimental de fusión JT-60SA, en Japón.

El futuro reactor experimental de fusión JT-60SA, satélite del gran proyecto internacional ITER, cuya construcción avanza en Cadarache (Francia), ha empezado a tomar forma en Naka (Japón), con el montaje de una gran estructura de acero de 250 toneladas que llegó desde España hace unas semanas. Se trata de la base del criostato, de 12 metros de diámetro y tres de altura; ha sido diseñada por el Ciemat, un organismo con prestigio internacional en energía de fusión, y construida en Avilés (Asturias) por Idesa. El plan es que el nuevo reactor experimental empiece a funcionar en 2019. Por parte europea, también participan en el proyecto Italia y Francia.

El JT-60 SA es un proyecto de la Unión Europea y Japón diseñado para ayudar a optimizar los experimentos del ITER y explorar vías de operación de futuras centrales eléctricas que aprovechen la energía de la fusión de átomos de isótopos de hidrógeno. El nuevo reactor, de tipo tokamak, aprovecha las instalaciones (cerca de Tokio) de su predecesor, el JT-60, que dejó de operar en 2010. Las siglas SA del nuevo equipo responden a Super Avanzado.

La base del criostato, desmontada en siete segmentos, llegó por barco a Japón a mediados de enero y a finales de ese mes ya empezó el montaje del nuevo reactor experimental, según informa la organización japonesa del proyecto. El criostato es una vasija de forma cilíndrica de 14 metros de diámetro y la base es una estructura robusta diseñada para soportar el peso de los imanes superconductores y todo el sistema del escudo térmico, resistir cambios de temperatura muy acusados sin deformarse y aguantar terremotos.

El coste del proyecto asciende a 350 millones de euros, ha informado la Secretaría de Estado de I+D+i en ocasión del acto oficial de arranque del montaje del reactor.