Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Bloomberg propone ocultar el tabaco en las tiendas de Nueva York

El proyecto de ley obliga a mantener los cigarrillos fuera de la vista de los menores

El tabaco tendrá que estar oculto en las tiendas de Nueva York.
El tabaco tendrá que estar oculto en las tiendas de Nueva York. AFP

El alcalde de Nueva York, Michael Bloomberg, sigue en su empeño de mejorar la salud de sus ciudadanos. El regidor, acompañado de la vicealcaldesa, Linda Gibbs, ha presentado este lunes una ley en la que “se ordena a los dueños de los establecimientos a que escondan las cajetillas de tabaco”. La propuesta llega tan solo una semana después de que el Tribunal Supremo de la ciudad revocara la intención de Bloomberg de prohibir la venta de bebidas azucaradas XL en restaurantes, cines y otros locales. La implantación de esta medida convertirá a Nueva York en la primera ciudad de EE UU en hacer que el tabaco esté lejos de la vista de los jóvenes y "nuestro objetivo es reducir aún más la tasa de fumadores en este grupo de edad”, ha continuado el regidor.

“En Nueva York, se ha reducido drásticamente la tasa de fumadores, aunque con que una persona joven empiece a fumar ya es demasiado”, ha explicado Bloomberg. “Los jóvenes son el objetivo de las empresas tabaqueras y esta legislación evitará que las próximas generaciones tengan mala salud y poca esperanza de vida”, ha añadido. “Nadie puede negar que fumar es peligroso, mortal y adictivo”, ha reiterado Gibbs.

Mientras que en 2002, un 21,5% de los neoyorquinos fumaba; en 2011, los fumadores representaban el 14,8%, según datos del Departamento de Salud de la ciudad. “Sin embargo, el tabaquismo sigue siendo la principal causa de muerte en Nueva York, matando a miles de personas, y la tasa entre los menores se ha mantenido estable en el 8,5% desde 2007”, ha proseguido Bloomberg.

Según la nueva regulación, los vendedores estarán obligados a mantener los cigarrillos fuera de la vista de los menores, excepto cuando vayan acompañados de un adulto o durante la descarga y colocación de la mercancía por parte de los trabajadores. El tabaco tendrá que estar en armarios, cajones, debajo del mostrador, detrás de una cortina o en cualquier ubicación oculta.

El proyecto de Ley no afectará a la publicidad para los vendedores y el alcalde quiere introducir la medida el próximo 20 de marzo de la mano de la presidenta del Comité de Salud, María del Carmen Arroyo. Además, este lunes se ha presentado otro proyecto para combatir la venta ilegal de tabaco. "Estas dos nuevas normas son pasos lógicos e importantes para proteger aún más a nuestros adolescentes", ha explicado Gibbs.

Bloomberg, de 71 años y quien se encuentra en su último año en el cargo -lleva tres mandatos como regidor y llegar a un cuarto está prohibido por la legislación municipal-, ha impulsado programas de salud pública desde que asumió su puesto en el 2002, tanto como filántropo como alcalde.

En este tiempo, ha conseguido prohibir los alimentos con grasas trans y fumar en el lugar de trabajo. Además, el actual alcalde ha subido los precios del tabaco hasta 10,5 dólares por paquete (8,1 euros) como mínimo, ha facilitado el acceso a las pruebas del VIH, colesterol y sangre; ha obligado a los restaurantes a publicar el valor nutricional de sus platos, y ha tratado, sin éxito de momento, de prohibir las bebidas gigantes azucaradas en restaurantes, cines y otros locales. El pasado 11 de marzo, el juez Milton Tingling sentenció que esta regulación “tenía demasiadas lagunas y violaba la jurisdicción municipal”. La alcaldía ha apelado está decisión.