Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Una exposición presenta libros que son hitos científicos

El Museo Nacional de Ciencia y Tecnología presenta en su sede de Madrid la muestra 'Libros inmortales, instrumentos esenciales'

Una primera edición de los Principia de Newton, el padre de la física moderna, otra de Lavoisier, que inició la química, y dos docenas más de volúmenes que abarcan 25 siglos, desde Hipócrates a Paul Dirac, forman la selección de las obras más importantes de la historia de la ciencia en la exposición Libros inmortales, instrumentos esenciales, que se ha inaugurado en la sede madrileña del Museo Nacional de Ciencia y Tecnología (Estación de Delicias).

Junto a cada obra se exponen objetos relacionados con el autor o la disciplina de que se trata. Así, por ejemplo, a la Historia Natural de Cayo Plinio Segundo le acompaña una estrella de toque, conjunto de varillas de cobra con la punta de oro, utilizadas para comprobar la pureza del noble metal, y a la Micrographia de Robert Hooke, un microscopio compuesto del siglo XVII.

Recuerda Ramón Núñez, director del museo, que hace 50 años Thomas Kuhn, en su obra La estructura de las revoluciones científicas, definió como ciencia revolucionaria aquella que llevaba a un cambio de paradigma, “la que nos rompe los esquemas y nos fuerza a replantearlo todo, a reescribir los libros de texto”. El ejemplo más conocido es la aportación de Newton, que cambió el esquema del mundo diseñado por Aristóteles, pero que a su vez entró en crisis por obra y gracia de Einstein, pero hay otros, recogidos en esta exposición a través de los revolucionarios de la ciencia, que fueron inmortalizados en ideas, materializadas en libros e instrumentos.

Las obras e instrumentos reunidos ahora por primera vez proceden de diversas instituciones, además de la colección del museo, y su selección se debe a Javier Ordoñez y José Manuel Sánchez Ron. Es la primera vez, además, que se expone el manuscrito del siglo XVII que contiene la traducción al castellano del Almagesto del astrónomo clásico PTolomeo (ejemplar de la Biblioteca del Monasterio de El Escorial).

La exposición permanecerá abierta en Madrid hasta septiembre y luego se trasladará a la sede principal del museo en A Coruña.