Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La policía teme que haya “centenares de víctimas” del monitor pederasta

El hombre, de 41 años y de Madrid, se entregó después de que su mujer hallara material erótico

La policía cree que puede haber “centenares de víctimas” del pederasta confeso Rafael Prado, el monitor de natación y tiempo libre de 41 años de Madrid que se entregó después de que su mujer hallara un DVD y un disco duro portátil con material erótico, según fuentes de la investigación. Los agentes del Servicio de Atención a la Familia (SAF) están cotejando los 370 gigas de grabaciones que encontraron en la taquilla de este empleado del SAMUR Social con 16 archivadores repletos de datos sobre los alumnos que acudían a sus clases de natación y en los campamentos de verano.

Según fuentes de la investigación, Prado había recogido en esos 16 archivadores una información detallada de los menores desde que inició su actividad de monitor. Ahora la policía está cruzando los datos de esas fichas con las grabaciones, de forma que se pueda saber quiénes son los menores grabados. Esta labor de cotejo puede llevarles varias semanas a los agentes del SAF, ya que los 370 gigas incluyen gran cantidad de horas de grabaciones.

Una vez que sean identificadas las víctimas, se les mostrarán a los padres de los menores y se les ofrecerá que puedan personarse en la causa y denunciar a Prado como perjudicados. Fuentes de la investigación reconocen que la labor que les queda resulta “especialmente laboriosa”, ya que tienen que visionar muchas horas y precisar al detalle las identidades para evitar eventuales errores.

Tranquilidad

Muchos padres ya acudieron el jueves a la piscina del Parque Móvil Ministerial (PMM) y a la asociación juvenil San Cristóbal, preocupados porque sus hijos hubieran sido víctimas del monitor. También contactaron con la policía. Desde el SAF se ha pedido tranquilidad a las familias y han reconocido que están trabajando contra el reloj para agilizar al máximo las pesquisas.

El descubrimiento de estos delitos de los que se confesó culpable Prado fue posible gracias a que su esposa, que está embarazada y con la que tiene un hijo de cuatro años, halló las memorias mientras buscaba en un armario. Cuando acudió al ordenador, se encontró con las imágenes de los menores y de su marido. La policía también ha investigado si el autor confeso les sedaba, extremo que en principio ha quedado descartado, según fuentes policiales.