Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

El comité de EL PAÍS rechaza una indemnización de dos años netos

El periódico despedirá a 129 trabajadores con un año máximo de compensación

Una cadena de distribución de la rotativa de EL PAÍS en su sede central de Madrid.
Una cadena de distribución de la rotativa de EL PAÍS en su sede central de Madrid. BLOOMBERG

El comité de empresa de EL PAÍS rechazó el jueves por la noche la última oferta presentada por la compañía para intentar desbloquear el conflicto planteado por el expediente de regulación de empleo (ERE), y que suponía una indemnización de dos años netos, con 175.000 euros de tope para cada afectado. Agotado el plazo legal de negociación, y ante la falta de acuerdo, la empresa tiene previsto comunicar al comité las condiciones finales del ERE, que afecta a 129 trabajadores, y trasladar el expediente a la Dirección General de Empleo, paso previo para su ejecución. El ERE se llevará a cabo, de acuerdo con la ley, con una indemnización de 20 días por año trabajado y doce mensualidades de tope.

Ayer, la asamblea de trabajadores avaló la disconformidad planteada por el comité de empresa. De un censo de 460 trabajadores y 365 votos emitidos, 207 votaron en contra de la oferta de la empresa, 137 a favor y 21 en blanco.

La última propuesta rechazada por los trabajadores planteaba reducir el número de afectados del ERE de 149 a 129. Para ello, se abría un periodo de adscripción voluntaria que contemplaba un plan de prejubilaciones —para quienes tuvieran cumplidos los 58 años a 31 de diciembre de este año— y otro de bajas incentivadas.

La empresa afirma que su viabilidad pasa por una reducción de costes

Para las prejubilaciones, las condiciones eran las siguientes: desde la fecha de extinción del contrato hasta que el empleado cumpla 63 años, una cobertura del 60% o del 65% del salario fijo neto en función de la edad y un tope de 175.000 euros. Para las bajas incentivadas, la empresa ofreció 35 días de salario por año trabajado con un límite de 24 mensualidades, también con un tope de 175.000 euros. En el caso de EL PAÍS, esta indemnización, que se percibe libre de impuestos, equivale de media a 2,5 años de salario bruto para cada trabajador afectado.

Asimismo, la empresa planteó un recorte salarial por tramos con una media del 13% para la plantilla no afectada por el ERE, y un plan de recolocación para facilitar el acceso a nuevas oportunidades de empleo.

Con el rechazo de la última oferta de la empresa se cierra un mes de plazo legal de consultas y negociación durante el que ha sido imposible conciliar las posiciones. A lo largo de este tiempo, los trabajadores han llevado a cabo medidas de presión para intentar que la empresa renunciara al ERE. Entre ellas, la retirada de firmas por parte de un grupo de redactores y una huelga de tres días consecutivos, seguida por el 77% de la plantilla. Pese al paro, el periódico se distribuyó con normalidad y la edición digital funcionó sin incidencias reseñables.

La empresa que edita EL PAÍS considera que debe acometer una profunda reducción de costes, habida cuenta de la dramática situación del sector. Este año, EL PAÍS ha entrado en pérdidas por primera vez en su historia como consecuencia de la crisis económica mundial y la recesión en España, el descenso de los ingresos publicitarios y la caída en la circulación. En concreto, el diario ha perdido más de 200 millones de euros de ingresos respecto a las cuentas de 2007, mientras que su plantilla se ha mantenido estable. El coste medio por empleado en EL PAÍS es de 88.000 euros. Desde 2008, año de inicio de la crisis económica, 67 cabeceras han cerrado en España y 8.000 periodistas han perdido su trabajo.