Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los Juegos llevan a RTVE a cerrar el año con 105 millones de pérdidas

La corporación estatal no prevé “a día de hoy” un recorte de la plantilla

Echenique, durante su comparecencia en el Senado.
Echenique, durante su comparecencia en el Senado.

La entrada de menos fondos de los previstos y un mayor aumento en los gastos, achacable en parte a los 70 millones de euros que costó la retransmisión de los Juegos Olímpicos de Londres este verano, ha colocado a RTVE al borde del abismo financiero. Hasta el punto de que este año la corporación arrojará un déficit de 105 millones y encadenará así tres ejercicios consecutivos con pérdidas. Desde que TVE puso fin a la publicidad, sus cuentas no conocen los números negros. Los dos últimos años también estuvieron marcados por el déficit: 47 millones en 2010 y 30 en 2011. Ahora vuelve el fantasma del endeudamiento, una espiral que llevó a la televisión pública a acumular una deuda colosal.

El desequilibrio presupuestario para este año se debe, en parte, al mayor coste de la parrilla, según expuso este jueves en el Senado el presidente de RTVE, Leopoldo González-Echenique durante su comparecencia en la comisión de control. Y eso que, en los últimos meses, la televisión pública ha rellenado la pantalla con productos añejos. Pero incluso a Echenique le parece que emitir Ana y los siete o El hombre y la tierra en el prime time (horario de máxima audiencia) “podría tener consecuencias”.

La oposición denuncia el “tufillo” gubernamental de los telediarios

De los 105 millones de déficit, 73 son fruto de un mayor volumen de gastos y 32 se deben a que se ha ingresado menos de lo previsto. Además de la subvención estatal, la gran bolsa de entrada de capital es la tasa radioeléctrica y la que abonan las televisiones privadas y los operadores de telecos. RTVE argumentó los años anteriores que el déficit se generó porque estas empresas no habían liquidado correctamente sus cuotas. Este jueves, la diputada del PP Macarena Montesinos atribuyó las pérdidas de 2012 a “la herencia envenenada”.

Con estos resultados, Echenique advirtió de que TVE no está en disposición de pagar en 2013 los 43 millones de euros que cuestan los derechos de la selección española de fútbol, pese a ser consciente de la “imagen de marca” que supone La Roja.

Pese a las dificultades financieras, el presidente de RTVE negó que la corporación estuviera “a día de hoy” trabajando en un expediente de regulación de empleo (ERE). Rechazó los datos manejados por los sindicatos, según los cuales se estaría planeando un recorte de 1.800 empleos. “No hay ninguna empresa externa a la que se le haya encomendado un ERE”, respondió a las cinco preguntas formuladas sobre un hipotético ajuste de plantilla. Echenique defendió, eso sí, una renegociación del convenio colectivo para hacer más flexibles y eficientes los recursos humanos.

Para los grupos de la oposición, la llegada de Echenique a RTVE ha provocado la vuelta a la “gubernamentalización”. CiU echó en falta opinadores que dieran distintas visiones de “la cuestión territorial” en las tertulias; Entesa lamentó la ausencia de pluralismo, como se vio en el reportaje hagiográfico de Esperanza Aguirre en Informe semanal, y los socialistas acusaron a la televisión pública de estar al servicio del poder. También criticaron los políticos la cobertura de la noche electoral y especialmente el corte de las ruedas de prensa de Laura Mintegi y Patxi López para dar en directo a los dirigentes del PP. Frente al “tufillo” pro Rajoy, Echenique negó “categóricamente” que los telediarios fueran progubernamentales porque el “pluralismo y la objetividad se refleja en TVE”.

Pero los periodistas de la cadena pública no opinan lo mismo. El Consejo de Informativos considera que el trato dado a EH Bildu y a Patxi López en la noche electoral del 21-O ignoró el principio de proporcionalidad y objetividad. En su opinión, las decisiones adoptadas durante la emisión de ese especial por el jefe de informativos, Julio Somoano, “son muy preocupantes, ya que no responden a criterios objetivos de actualidad y relevancia informativa y proyectan una imagen de que se da prioridad al PP por encima de otras formaciones y con independencia de cuál haya sido el resultado electoral”.