Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los ciudadanos podrán denunciar las reacciones adversas de los fármacos

Hasta ahora solo podían hacerlo profesionales sanitarios

No podrán venderse fármacos a domicilio.
No podrán venderse fármacos a domicilio.

El Gobierno ha anunciado hoy que los ciudadanos podrán notificar directamente, a través de un formulario electrónico, "sospechas de reacciones adversas" de medicamentos, cuando hasta ahora solo podían hacerlo los profesionales sanitarios. Es una de las medidas incluidas en el anteproyecto de reforma de la Ley del Medicamento, aprobado esta mañana por el Consejo de Ministros. El Ministerio de Sanidad elaborará además "una lista de medicamentos de especial seguimiento" y se "reforzarán las obligaciones" de la industria farmacéutica para garantizar su seguridad.

El objetivo de esta reforma, según ha explicado la vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría, es "ofrecer más garantías de seguridad y evitar la entrada de fármacos falsificados" en España. La vicepresidenta ha advertido de que ha crecido en internet la venta ilegal de fármacos y ha precisado que el año pasado se actuó contra 125 páginas y se abrieron 73 expedientes por venta de "lo que llaman" medicinas legales que, "con las originales, a veces solo comparten el color".

"Se pretende pasar de una farmacovigilancia reactiva a una proactiva, para anticiparse a posibles problemas causados por los medicamentos", ha afirmado Sáenz de Santamaría. La iniciativa incorpora a España la normativa europea, puesto que, desde la aprobación de la Ley del Medicamento, hace ya seis años, se han producido diferentes avances en farmacovigilancia y protección ante el riesgo de entrada de medicamentos falsificados, entre otras materias.

La nueva ley también prohibirá la comercialización a domicilio de medicamentos y productos sanitarios y cualquier tipo de venta indirecta al público, -es decir, en establecimientos no especializados-, así como su publicidad.

Según la vicepresidenta del Gobierno, se van a controlar "mucho mejor los principios activos" con los que se elaboran los fármacos, la venta de medicinas a través de Internet y la prevención para que no lleguen al canal de suministro, con "un régimen de sanciones" que se aplicarán a los productos sanitarios, de cuidado personal y a los cosméticos. "Se prohíbe la venta a domicilio y cualquier tipo de venta indirecta al público de productos sanitarios", ha insistido Sáenz de Santamaría.

La reforma incluye nuevas "buenas prácticas de distribución", que reforzarán las garantías de seguridad en el suministro de medicamentos y un mayor control de todos los agentes que participan en esta cadena. Estipula también el aumento de inspecciones a fabricantes de principios activos ubicados en terceros países junto con el control de los almacenes de medicamentos en las zonas francas.

En cuanto a las variaciones de las autorizaciones de comercialización de medicamentos (dosis, vías de administración, etc.) se determina que todas, con independencia de si el procedimiento es nacional o europeo, van a estar sujetas a los mismos criterios de solicitud, evaluación y autorización.