Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Suben las mujeres que renuncian a seguir con el proceso por violencia machista

El CGPJ alerta de que la vulnerabilidad de las víctimas se acentúa por la crisis.

El número de denuncias subió un 5,9% en el segundo trimestre

El número de mujeres que no siguen adelante con el proceso judicial por violencia de género que habían iniciado está aumentando. En el segundo trimestre del año 4.288 decidieron no continuar con la denuncia que habían presentado, frente a las 3.711 del trimestre anterior, según los datos del Observatorio contra la Violencia Doméstica y de Género del Consejo General del Poder Judicial, hechos públicos esta mañana. Una situación, “preocupante”, según este organismo.

Tras varios periodos de ligero descenso, la proporción entre denuncias por violencia machista presentadas y número de renuncias ha pasado de 11,54% en 2011 a 13,11% en junio de 2012. Una realidad que puede estar relacionada con la situación económica. “La elevada vulnerabilidad de las víctimas de violencia de género se ve acentuada por la crisis”, ha declarado la presidenta del Observatorio, Inmaculada Montalbán. El miedo de las mujeres, los chantajes a los que son sometidas por los agresores, las presiones familiares unida a la difícil situación económica, ha explicado Montalbán, provoca que las víctimas se encuentren en una situación más frágil.

Aumentan las renuncias y también el número de denuncias por violencia machista. En el segundo trimestre de 2012 se presentaron 32.704, un 5,9% más que el primer trimestre. Esto significa que los juzgados españoles registraron una media de 359 denuncias diarias, 20 más que en el primer trimestre.

La mayoría de ellas, el 71,42%, fueron presentadas por las propias víctimas. El 11,37% se iniciaron tras un parte de lesiones y el 14,35% como resultado de la intervención policial directa. Solo el 1% fueron interpuestas por los familiares, un porcentaje ínfimo que no pese a las llamadas de atención de las instituciones no se logra aumentar.

Y difícilmente aumentarán las denuncias presentadas por las mujeres y por su entorno si se carecen de medios de apoyo. Es por eso, dice el Observatorio, que es necesario mantener los recursos sociales y de apoyo que las administraciones disponen para atender a las víctimas de violencia de género. Algunas oficinas de atención a las víctimas ya han desaparecido y otros han reducido su horario, ha alertado Montalbán.

Un portavoz de la Secretaría de Estado de Igualdad afirma que son conscientes del problema y de cómo los recortes de la partida destinada a las comunidades autónomas --y por tanto de los fondos que estas tienen para organizaciones que atienden a las víctimas—tiene un papel en la situación que ha dibujado Montalbán. No hay, sin embargo, una estadística de los recursos –muchos de ellos de las administraciones locales o de las propias asociaciones subvencionadas—que han desaparecido o se han reducido. Sin embargo, estas mismas fuentes exponen que otros programas de atención y seguimiento –como el telemático o por móvil—se han reforzado.

En lo que va de año, 37 mujeres han sido asesinadas por sus parejas o exparejas frente a los 51 del año anterior.

Más información