Industria solo aportará el 3% del coste de la reantenización de la TDT

Más de 1,2 millones de edificios tienen que adaptar los receptores

Más de 1,2 millones de edificios tendrán que adaptar de nuevo las antenas para poder recibir la televisión digital terrestre (TDT). El Gobierno ha evaluado que estos trabajos tendrán un coste de 300 millones de euros, pero prácticamente todo el dinero saldrá del bolsillo de los telespectadores. El secretario de Estado de Telecomunicaciones, Víctor Calvo-Sotelo, dijo ayer que el Ministerio de Industria destinará 10 millones de euros (el 3% del coste total) al proceso de transición del llamado “dividendo digital”.

Durante su comparecencia en la Comisión de Industria del Congreso, explicó que el plan de liberación del espectro permitirá adelantar la implantación de la telefonía móvil de cuarta generación y potenciar la televisión 3D y de alta definición.

En este proceso, las televisiones deberán abandonar algunas de las frecuencias que ahora ocupan, ya que serán destinadas a los operadores de telecomunicaciones. Por la venta de estas frecuencias, el Estado obtuvo casi 2.000 millones de euros. El Gobierno socialista calculaba en 800 millones el proceso de migración (antenización, emisiones en simulcast, campaña de publicidad), pero el Gobierno del PP ha rebajado la cifra a 300 millones. Industria quiere limitar el impacto para ciudadanos y operadores. Su objetivo es adelantar en un año la implantación de la telefonía de cuarta generación. Pero queda por ver cómo se distribuyen los 10 millones de euros. Algunas ayudas de la Administración concedidas durante el primer gran apagón analógico (abril de 2010) han sido declaradas ilegales por el Tribunal Supremo.

Más información
A volver a pagar por la antenización
Los usuarios asumirán los 300 millones de euros de la nueva antenización de TDT

Los socialistas han criticado este antenazo. La secretaria de Participación, Redes e Innovación del PSOE, María González Veracruz, ha afirmado que el gasto lo han pagado los operadores del sector en el último plazo de la subasta. “En momentos de máximas estrecheces económicas para los ciudadanos, el Gobierno les somete a un antenazo que se suma a las continuas subidas de impuestos”.

En el Congreso, Calvo-Sotelo ha indicado como una prioridad estratégica adoptar cuanto antes esta tecnología, que permite una mejor utilización del espectro y más velocidad de conexión, dado “el exponencial incremento de los servicios de Internet en movilidad”. El secretario de Estado ha dicho que esta tecnología permitirá también que la banda ancha ultrarrápida llegue al entorno rural.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS