Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La OMC obtiene el compromiso de Mato de no “castigar” a los médicos objetores

La organización asegura que los facultativos podrán atender a sin papeles sin ser sancionados administrativamente por ello

El presidente de la Organización Médica Colegial (OMC), Juan José Rodríguez Sendín, ha dicho hoy que tiene el "compromiso" de la ministra de Sanidad, Ana Mato, de que "no se va a castigar administrativamente a ningún médico" que objete a la exclusión sanitaria de los sin papeles y siga atendiéndoles, después de que el Gobierno anulara el pasado sábado sus tarjetas sanitarias. "No va a haber ningún tipo de penalización para la actuación profesional que se derive de nuestras obligaciones deontológicas", ha afirmado Sendín en una rueda de prensa, quien ha precisado que así se lo había comunicado la ministra "personalmente".

Desde el Ministerio de Sanidad se les ha dicho a los médicos que "hagan lo que tengan que hacer", es decir, atender el "derecho a la salud" y "las necesidades" en este ámbito de todos los pacientes, sin incurrir en desigualdades o discriminación, ha confirmado una portavoz del ministerio. "Yo con eso me tengo que dar por satisfecho, sea más noticiable o lo sea menos", ha indicado Sendín, para felicitarse de que se haya logrado separar "lo que son los problemas administrativos, de los médicos". En esta línea, ha comentado que tras una actuación médica "hay un debe" que se debe facturar "donde corresponda" pero, ha aseverado, "a los médicos que nos dejen en paz". "Deben dejarnos que hagamos lo que tengamos que hacer con cada paciente que se nos ponga delante y, a partir de ahí, hay muchas maneras de convertirlo en un problema administrativo y eso es lo que hemos logrado", ha recalcado.

El presidente de la OMC no ha querido entrar en el modo en que se gestione la factura por el servicio que se preste a los inmigrantes, una decisión que, según ha dicho, corresponde al Estado y a las comunidades autónomas en el marco de sus competencias.

Ante las discrepancias en la manera de aplicar esta medida, Sendín ha pedido "a los grupos políticos y a sus aledaños que con cosas tan gordas como estas se juegue lo justo", si bien ha expresado su comprensión por el hecho de que algunas comunidades, como Galicia y País Vasco, "están en diferentes momentos electorales y políticos" que se prestan a esa confusión.

También ha recordado que cualquier "desinversión" en Sanidad produce "convulsiones" que, a su juicio, están "en la vía de solucionarse" y de que "se reconduzcan posiciones que posiblemente han sido mal aplicadas o malinterpretadas". Lo que le parecería "mal" al responsable de la OMC es que no se atendiera a los inmigrantes sin permiso de residencia como consecuencia de que "no paguen previamente". A partir de ahí, ha argido Sendín, "los médicos ni entramos ni salimos; es lo mismo que ante un accidente laboral o de tráfico, deciden las mutuas o las compañías aseguradoras, los médicos atienden y punto".

Sí se ha mostrado preocupado por cómo se dispensará a los enfermos sin papeles con patologías crónicas o infecciosas sus medicamentos, la mayoría de dispensación hospitalaria, uno de los asuntos que aún no se ha clarificado. A los galenos, según el presidente de la OMC, les inquieta el que en algún momento tengan que asumir "la gestión de la desigualdad" a la hora de repartir estos fármacos entre los excluidos de la sanidad pública.