Nueve premios Nobel piden a la NBC que retire un 'reality' que "glorifica" la guerra

En el programa, presentado por el exgeneral Wesley Clark, famosos realizarán operaciones junto a exmilitares del Ejército de EE UU

Un grupo de mujeres protesta contra la emisión del programa en el exterior de los estudios de la NBC en Nueva York.
Un grupo de mujeres protesta contra la emisión del programa en el exterior de los estudios de la NBC en Nueva York.BRIGITTE DUSSEAU (AFP)

Pruebas de tiro, descenso desde helicópteros, huidas bajo alambres de espino, carreras entre las bombas y explosiones tan controladas como reales. Son algunas de las pruebas que deben superar las fuerzas especiales del Ejército estadounidense y que, a partir de esta semana, también sufrirán los ocho protagonistas del ‘reality’ Stars Earn Stripes, de la cadena NBC. Cinco hombres y tres mujeres que durante varias semanas estarán bajo las órdenes de Wesley Clark, general retirado y excomandante de las fuerzas de la OTAN en Europa.

La cadena NBC, que anunció su nuevo programa durante la emisión de los Juegos Olímpicos de Londres -los más vistos de la historia en EE UU- defiende que Stars Earn Stripes rinde un homenaje "a los hombres y mujeres que sirven en las Fuerzas Armadas". Sin embargo, el realismo de las maniobras que deben realizar los protagonistas y el hecho de que el trabajo de los militares se convierta en entretenimiento ha costado la NBC la protesta conjunta de nueve premios Nobel de la Paz, quienes han pedido en una carta abierta que se retire Stars Earn Stripes.

"Prepararse para la guerra no es ni divertido ni entretenido", dicen los Nobel en la misiva que han remitido al presidente de la cadena, a su productor y al presentador, Wesley Clark. “Creemos que este espacio no rinde tributo a nadie y continúa nuestra vergonzosa tradición de glorificar la guerra y la violencia armada. El entrenamiento militar no debe compararse, ni siquiera de manera sutil, con las competiciones deportivas a través de espacios publicitarios”.

Más información
En los lodos del 'reality'

Entre los firmantes que piden a NBC que retire el espacio se encuentran el argentino Adolfo Pérez Esquivel, ganador del Nobel de la Paz en 1980, el costarricense Oscar Arias (1987) y la guatemalteca Rigoberta Menchú (1992). “La verdadera guerra es mortal. Personas -militares y civiles- mueren de maneras de todo menos entretenidas”, dice la carta. “Comunidades y sociedades quedan destrozadas por el conflicto armado y sus consecuencias".

En los medios norteamericanos también hay quien cuestiona el sentido del programa, estrenado este lunes. “Quizás hubiera tenido más eco de haberse emitido durante los peores días de la guerra en Irak”, apunta The Washington Post. “Entonces, por razones que iban más allá de la ideología, todos habríamos aprovechado una mayor comprensión de lo que suponen las operaciones militares”. Para The New York Times, agradecer a las tropas su sacrificio es un gesto honrado, “pero también algo fácil de explotar para cualquiera que busque aplausos, unos cuantos votos o, quizás, mejores datos de audiencia”. Los ejecutivos de la cadena ha contestado en un comunicado que el 'reality' no glorifica la guerra "sino el servicio" de las fuerzas armadas.

El general Clark justificó su participación en el ‘reality’ porque “ayuda a acercar al pueblo americano a los individuos que tanto han sacrificado por todos nosotros”. Y esa ha sido la celebración de algunos espectadores, contentos de saber a qué se enfrentan exactamente los soldados para garantizar la seguridad de los estadounidenses.

Entre los concursantes figuran Laila Ali, hija del boxeador Muhammad Ali; Todd Palin, marido de la excandidata a la vicepresidencia en 2008, Sarah Palin; la esquiadora olímpica Picabo Street o el actor Dean Cain, protagonista de la serie sobre Superman Lois y Clark. Todos ellos concursan emparejados con miembros de las fuerzas especiales norteamericanas y deben completar una serie de ejercicios cronometrados. En el primer episodio completaron un circuito en el que debían descender desde un helicóptero a un lago y nadar hacia una lancha motorizada que les ayudaría a desplazarse hasta la orilla. Una vez en tierra, y acosados por las bombas, los concursantes avanzaban hasta un puesto protegido, disparaban contra varios blancos, capturaban una caja con munición y, tras arrastrarla entre el barro y alambres de espino, debían hacerla estallar.

El ganador del concurso destinará el dinero del premio a una ONG de su elección, un factor que no ha evitado las críticas. "Como personas que hemos visto demasiadas caras de los conflictos armados y la violencia, y que hemos trabajado durante décadas para detener la marcha sin fin hacia el incremento de la militarización de las sociedades y la desensibilización de las personas ante la realidad de la guerra, nos sumamos a quienes protestan por el programa", señalan los Nobel, entre los que también están el obispo sudafricano Desmond Tutu y el expresidente timorés Jose Ramos-Hota. Completan la lista de premios Nobel firmantes la activista estadounidense Jody Williams, las norirlandesas Betty Williams y Mairead Corrigan-Maguire, y la iraní Shirin Ebadi.

Regístrate gratis para seguir leyendo

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS