Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
SUSANA GOZALO | INGENIERA DE CAMINOS, CANALES Y PUERTOS

“El AVE nos ha quitado complejos”

La ingeniera fue la responsable de integrar la oferta del ferrocaril a La Meca

Susana Gozalo Jañez, directora de Transportes e Infraestructuras Consultrans
Susana Gozalo Jañez, directora de Transportes e Infraestructuras Consultrans EL PAÍS

La última asignatura que Susana Gozalo aprobó en la universidad fue Ferrocarriles. Y ahora, esta ingeniera de Caminos, Canales y Puertos, no puede dejar de soñar con trenes tras tres años inmersa en el AVE a La Meca, un proyecto que, gracias a su relevancia internacional y gran envergadura, ha puesto a la industria española de la alta velocidad en la primera línea del sector mundial.

El contrato, con un valor de 6.736 millones, es el más grande que ha ganado España hasta la fecha. “Pero, además, es un éxito sin precedentes de colaboración porque por primera vez el sector público y el privado van juntos de la mano a hacer un proyecto fuera”, destaca Gozalo, directora de Transportes de Consultrans, una de las 12 empresas que forman el consorcio ganador.

La responsabilidad de esta directiva era, precisamente, la de coordinar, junto a la pública Ineco, el trabajo de las empresas españolas para que la oferta encajase con las peticiones saudíes. Sin embargo, hay una afirmación que describe mejor su papel. Durante la rúbrica del contrato el 14 de enero en Riad, las respuestas a las cuestiones técnicas de los periodistas apuntaban en su dirección: “Eso, pregúntaselo a Susana”, que entre risas recuerda que bastante tenía ella con cerrar los flecos del proyecto.

Ha sido un éxito sin precedentes de colaboración entre el secto público y privado"

Por el contrario, sí admite con orgullo que el equipo que integró la primera oferta que viajó a Arabia Saudí y que sirvió para entrar en la final contra Francia, fue el suyo. Era julio de 2010. Un año después, la propuesta española fue seleccionado como la mejor pese a que los franceses, socios tradicionales de Riad, partían como favoritos.

“Los pliegos estaban hechos a la medida de Francia y su oferta pensada para vender el TGV de dos pisos”, apunta Gozalo, que concreta que este era el único tren del fabricante Alstom que cumplía las condiciones exigidas. Pero no acababa de convencer a los saudíes. “Es incómodo para los viajeros, sobre todo si se tiene en cuenta que se va a transportar a personas de una determinada edad que llevan bultos voluminosos en su peregrinaje a la Meca”, explica.

Frente a las escaleras del TGV, España acudía al concurso con un tren cuya entrada es a pie plano desde el andén, el Talgo 350 Pato, del que al final se entregarán 35 unidades a las autoridades saudíes, además de uno especial a todo lujo para la familia real. “Técnicamente éramos un poco mejores que los franceses y más baratos, lo que contaba en un 80% en el cómputo final de la oferta”, sintetiza Gozalo.

Con vistas a la fase que empezará en enero, cuando se prevé que empiecen las obras, la responsable de Consultrans comenta que está en pleno proceso de selección. Y su gesto denota que es consciente del privilegio que esto supone en un país que sufre récords de paro.

Junto al impacto que tendrá el contrato en materia de exportaciones y empleo, ganar el AVE a la Meca también abre la puerta a otros proyectos importantes. “Estamos exportando ingeniería, construcción y tecnología española, que son muy buenas, no tenemos por qué tener complejos”, asevera. “En la zona, que bulle en oportunidades, cuando dices que trabajas en el contrato del AVE a La Meca te empiezan a escuchar, es una tarjeta de presentación muy importante”, afirma Gozalo, que ahora, tras tres años sin poder desconectar, tiene esperanzas de poder disfrutar de unas vacaciones.

Tras el descanso sabe que le tocará lanzar el proyecto en 2013 y, probablemente, en todo 2014. Entonces, por lo que respecta al entorno de su empresa, será el momento de ceder los galones a un director general y a los responsables sobre el terreno de la obra. Pero aun así, tiene la certeza de que el Haramain train, que es como se conoce al tren del desierto, seguirá haciendo parada cerca de su despacho. “No me voy a desligar nunca del proyecto”, reconoce.