Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Las claves del copago

Las prisas ponen a prueba los distintos sistemas de salud y las farmacias

Ya está aquí. El nuevo copago farmacéutico, que fija distintos porcentajes de cobro por los medicamentos en función de la renta y contempla, por primera vez, que los pensionistas paguen una parte del precio, entra hoy en vigor. Lo hará después de una precipitada carrera contra el reloj para tratar de tener listo este domingo todo el complejo andamiaje administrativo y técnico necesario para implantar la medida anunciada hace solo dos meses por el Gobierno. Y en medio de las dudas en torno al grado de preparación de los distintos agentes implicados para que todo funcione bien.

Fuente: Agencia Valenciana de Salud y elaboración propia.
Fuente: Agencia Valenciana de Salud y elaboración propia.

La jornada de hoy es un ensayo general previo al estreno del lunes, el primer día laborable en que el copago ya será efectivo, donde se pondrá realmente a prueba la capacidad de repuesta de los servicios autonómicos de salud y de las farmacias. De nada ha servido la oposición del País Vasco o Andalucía a este nuevo sistema. O las quejas de Cataluña y Asturias, por considerar insuficiente el tiempo concedido para adaptar las aplicaciones informáticas: el Ministerio de Sanidad trasladó hace dos semanas la información para aplicar la medida. Tampoco los lamentos de los farmacéuticos, que deben adaptar sus mecanismos de cobro. “[el nuevo sistema] se ha aprobado con excesiva precipitación y sin tiempo suficiente para que todos los agentes afectados puedan prepararse adecuadamente”, señaló el viernes el Colegio de Valencia, que se curó en salud: “Se intentará que haya el menor número de problemas posibles”.

Estos son algunos aspectos que contempla el nuevo copago.

El  País Vasco no lo aplicará y Cataluña no estará del todo lista hasta octubre

» Se cobra en función de la renta. Se acabó la cuota fija del 40% de las personas activas (con trabajo o en el paro) y el gratis total para pensionistas. Dependiendo de los niveles de ingresos fijados por el Ministerio de Sanidad, los activos pagarán el 40%, 50% o 60% del precio del fármaco. Los pensionistas abonarán el 10%, excepto aquellos con rentas superiores a los 100.000 euros, en cuyo caso adelantarán el 60%.

» Medicamentos gratis para parados sin subsidio. Es otra de las diferencias respecto al copago vigente hasta hoy. Las personas desempleadas, fuera cual fuera su condición, pagaban hasta ahora el 40%, el mismo porcentaje que los ocupados. Desde hoy, están exentos de aportación quienes ya no tengan subsidio.

» El País Vasco, insumiso. La medida no se aplicará en Euskadi, ya que su Gobierno ha aprobado un decreto para mantener las condiciones del copago antiguo y evitar que sus ciudadanos paguen más por los medicamentos. Sin embargo, el Gobierno vasco sí introducirá algunos aspectos de la medida, como eximir del pago a parados sin prestación.

» Cataluña no aplicará con normalidad el sistema hasta octubre. La Generalitat informó el viernes de que no cuenta con las aplicaciones informáticas listas. Por ello, hasta octubre y para evitar cobrar más de lo que corresponde (en especial a los pensionistas) pondrá en marcha un mecanismo provisional que consiste en aplazar el pago. Cada vez que compren un medicamento, los ciudadanos recibirán un resguardo con el dinero que deberán pagar en uno o dos meses.

» Rembolso, o no. La norma establece que el dinero que los pensionistas abonen por encima de sus topes de aportación (8, 18 o 60 euros) se les devolverá en un máximo de seis meses. Es lo que sucederá, por ejemplo en Castilla y León o la Comunidad Valenciana. Andalucía dejará de cobrar cuando sus usuarios alcancen sus límites de aportación, lo que le permite su alto grado de implantación de la receta electrónica.