Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Seis colegios mayores de Madrid firman un manifiesto contra las novatadas

Hacen rubricar a los alumnos una carta en la que se comprometen a no realizar este tipo de acciones

Los colegios mayores Santo Tomás de Aquino (Aquinas), Isabel de España, Loyola, Elías Ahúja, Pío XII y Jaime del Amo, todos en Madrid, han hecho firmar a los alumnos que han pedido la renovación para el próximo año una carta en la que se comprometen a participar positivamente en la acogida de los nuevos colegiales y, al mismo tiempo, renuncian a cualquier forma de novatadas. Los directores de estos colegios mayores han preparado un manifiesto para que quede "clara" su postura frente a estos actos y su decisión de poner todos los medios necesarios para su erradicación.

En este escrito explican que como directores de colegios mayores universitarios están "profundamente preocupados por una lacra que lleva muchos años minando el conjunto del trabajo educativo que se realiza", en referencia a las "novatadas" que "a menudo provocan situaciones injustificadas de maltrato, acoso y/o humillación a los nuevos colegiales".

Así, aseguran que "a veces" estas actuaciones dejan "importantes secuelas psicológicas" y "atacan el ejercicio de la libertad y quiebran el principio de igualdad, pilares básicos de toda convivencia democrática". "Somos conscientes de que es un problema para cuya erradicación es imprescindible la colaboración tanto de los padres como de las diversas instituciones educativas, jurídicas y políticas concernidas", añaden los directores, que tildan de "grave" este asunto.

En su opinión, los estudiantes de un colegio mayor han de distinguirse "por su esfuerzo, madurez, inquietud cultural, altruismo y comportamiento solidario". "Pero nunca por mofarse, humillar, insultar y maltratar a otros, atentar contra la dignidad e integridad de los más débiles y, además, reírse y disfrutar con ello", señalan.

Para los directores, este tipo de acciones no son "tradiciones indispensables para preservar el espíritu de los colegios mayores", pues son "más bien rituales de iniciación en los que se transmite a los nuevos colegiales muchas veces lo peor de ese 'espíritu' colegial".

Más información