Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Rouco sale en defensa del obispo de Alcalá tras sus declaraciones homófobas

La archidiócesis de Madrid rechaza el veto del Ayuntamiento a Reig y subraya que nadie puede impedir que se enseñen los contenidos de la doctrina católica

Reig Pla, durante su polémica homilía de Viernes Santo.
Reig Pla, durante su polémica homilía de Viernes Santo.

El cardenal arzobispo de Madrid Antonio María Rouco y los demás obispos de la provincia han alzado hoy su voz para defender al obispo de Alcalá de Henares, Juan Antonio Reig, y calificar de "lamentables injerencias" las mociones de censura promovidas en algunas localidades madrileñas, entre ellas la propia Alcalá de Henares, para reprobar la actitud y las declaraciones homófobas del prelado.

En un comunicado, la archidiócesis de Madrid expresa su "cercanía fraternal" con Reig y subraya que "ninguna institución humana está legitimada para juzgar y, menos aún, impedir que se enseñen los contenidos de la doctrina católica". "Cuando tal juicio e intento de conculcar la libertad religiosa procede formalmente de una institución política, se produce una triste e intolerable violación de los derechos humanos y del principio de separación Iglesia-Estado", añade.

Tras detallar que el obispo se limitó a predicar la fe y la moral católica, el comunicado acaba invitando "a todos los católicos a orar por la libertad religiosa y los demás derechos humanos en España", por el obispo Reig "y por todos aquellos que -sin juzgar su intención- lo persiguen por causa de la justicia".

Hace unos días, el Pleno del Ayuntamiento de Alcalá de Henares vetó a Reig Plà en los actos municipales de carácter oficial, al entender que sus declaraciones perjudican la imagen de la ciudad. El consistorio también pidió el traslado de Reig Plà, que arremetió en su homilía del pasado Viernes Santo, emitida en directo por La 2 de TVE, contra la homosexualidad y el aborto, llegando a declarar ante las cámaras de televisión: "Piensan desde niños que tienen atracción hacia personas de su mismo sexo y, a veces, para comprobarlo se corrompen y se prostituyen o van a clubs de hombres nocturnos. Os aseguro que encuentran el infierno". La moción, que presentaron por los socialistas, fue rechazada por el Partido Popular, que controla el Gobierno local, y los ultraderechistas de la formación España 2000.

Tras conocer la reprobación del Ayuntamiento, el obispado de Alcalá emitió un comunicado para recordar "la inviolabilidad del derecho humano fundamental a la libertad religiosa" y pedir el rezo “por los que persiguen a la Iglesia católica”. En su nota de hoy, la archidiócesis de Madrid "se adhiere plenamente" a esta idea.