Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Alemania planea un permiso de ‘abuelidad’

Los mayores podrían compaginar el trabajo con el cuidado de sus nietos

rn La CDU alemana aboga por la implicación de los abuelos en la educación de sus nietos.
La CDU alemana aboga por la implicación de los abuelos en la educación de sus nietos.

Alemania quiere introducir un permiso laboral de abuelidad. Según los planes de la Unión Demócrata Cristiana (CDU) de la canciller Angela Merkel, el Gobierno introducirá para los abuelos un “permiso análogo a los tres años” que se concede a los trabajadores por paternidad. Así, los mayores podrán compaginar mejor el trabajo con el cuidado de sus nietos. En Alemania, el permiso de paternidad puede solicitarse hasta que el hijo cumple tres años, siempre que el progenitor conviva con el niño y se ocupe personalmente de él.

De momento no se conocen los detalles de este futuro permiso para abuelos. Tampoco se ha decidido aún si se aplicará mediante una nueva ley. En cualquier caso, la CDU aboga por “la implicación de los abuelos en la educación de los nietos”. La cuestión principal es cómo se garantiza el regreso de los abuelos a sus puestos de trabajo una vez concluido el periodo de baja o de reducción de jornada.

El debate se centra en cómo garantizar el regreso al puesto de trabajo

Esta propuesta llega en medio de una polémica entre los partidos de la coalición de centro-derecha que gobierna Alemania. Liberales (FDP) y democristianos (CDU/CSU) discuten desde hace meses sobre la introducción de un subsidio para los padres que se ocupen exclusivamente de sus vástagos en casa y renuncien con ello a las guarderías públicas o concertadas. La CDU quiere que los progenitores que se ocupan de los niños perciban un subsidio de 100 euros mensuales desde que los pequeños cumplan un año. A partir de 2014, la CDU se plantea aumentar el subsidio a 150 euros mensuales para los padres que cuiden de sus hijos en casa sin llevarlos a la guardería.

El secretario general de la CDU, Hermann Gröhe, explica en la edición dominical del diario Die Welt que “la discusión sigue pendiente”. Tanto es así que 23 diputados democristianos han anunciado que votarán en contra del subsidio defendido por la canciller Angela Merkel. Consideran, entre otras cosas, que dicho subsidio disuadiría a muchas familias inmigrantes de enviar a sus hijos al jardín de infancia, dificultando con ello su aprendizaje del alemán. La ministra de Familia, Kristina Schröder, propone, por eso, condicionar los pagos: solo cobraría el que lleve regularmente a sus hijos a las revisiones pediátricas. Considera que faltar a estas revisiones es un indicio de problemas familiares. “Debemos fijarnos en este pequeño grupo” de familias para animarlas a que lleven a sus hijos a las guarderías, dice.

La oposición a estas subvenciones es notable en el resto de los partidos, que defienden que el dinero destinado a estas subvenciones revierta en guarderías públicas. El liberal FDP, socio de la CDU en el Gobierno, se ha opuesto repetidamente a la medida. Las negociaciones tendrán que continuar.