Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La fiscalía pide cárcel para los autores de una web ultracatólica por falsear datos

Tres acusados por el registro de la página que critica a la Iglesia catalana

El fiscal solicita un año de prisión y 3.880 euros de multa para tres personas acusadas de falsear los datos para contratar en 2008 el traslado de un dominio de Internet gestionado por un colectivo ultracatólico de clérigos y laicos. Se denominan Germinans Germinabit y son devotos de la misa tridentina, de espaldas a los feligreses y en latín. Desde entonces han firmado decenas de textos con seudónimo en los que se ataca a los sectores moderados de la Iglesia y en especial al arzobispo de Barcelona, Lluís Martínez Sistach, y sacerdotes posconciliares.

Otros escritos arremeten contra Jordi Pujol o Alberto Ruiz-Gallardón, mientras que de José María Aznar dicen que supuso una alternativa, “cuando estaba necesitada España de una terapia de choque que la despertara del posmarxismo”. Los títulos de otros apuntes hablan por sí solos: “La desaparición de la educación afectivo-sexual-cristiana en las chicas catalanas”, “Por qué necesitamos (que la) Democracia (sea) Cristiana y no partidos católicos” o “La miseria moral del nacionalprogresismo eclesial barcelonés”.

El caso lo denunció
un sacerdote tras saber que habían utilizado
su nombre

Es un grupo que pretende ser influyente y que simpatiza con el presidente de la Conferencia Episcopal Española, Antonio María Rouco Varela. Les une el anhelo de colocar a un hombre de confianza cuando finalice el mandato de Sistach, con el que Rouco mantiene discrepancias hace tiempo. La web lleva apostando como sustituto por el obispo de Terrassa, José Ángel Saiz Meneses, considerado ajeno a la tradición de la Iglesia catalana y próximo a Rouco.

La investigación judicial se inició a instancias de un sacerdote cuya identidad fue suplantada y que ejerce la acusación. El caso está listo para juzgarlo.

Según el fiscal, en 2008 Mariano Arnal y Mario Solsona, pactaron poner en marcha la web y contrataron el traslado del dominio www.germinansgerminabit.org. Actuaron con la intención de “dificultar que cualquiera de los afectados por las opiniones que iban a verterse en la página web pudiera localizar a sus autores” y, por eso, al rellenar el contrato, se “hizo constar con plena conciencia y voluntad que los datos eran mendaces”.

Falsificaron identidades para que nadie pudiera localizar a los autores de las opiniones vertidas

Las falsedades se concretaron en que la identidad del solicitante corresponde a un sacerdote de la parroquia de Santa Coloma de Gramenet completamente ajeno a los promotores. Como lo es el ciudadano de Zaragoza cuyo DNI se empleó. El número de teléfono es inexistente, igual que el correo electrónico, princepsnamque@gmail.com. Estas palabras corresponden a una expresión del derecho civil catalán del siglo XIV que define la potestad del príncipe para llamar a los vasallos a la defensa del territorio.

El traslado del dominio costó 82,13 euros y fue abonado con una tarjeta de crédito de Ana Becerril Gómez, también acusada y esposa de Mario Solsona. Este es miembro del consejo de redacción de Infocatólica, un portal muy afín a la Conferencia Episcopal. Entre sus enlaces está Germinans Germinabit.

El fiscal relata que el traslado del dominio se hizo en octubre de 2008, aunque la web empezó a operar el 27 de mayo de 2007. Así lo explica un sacerdorte identificado como Prudentius de Barcino en Libertad Digital el 22 de abril de 2008. El entrevistado se presenta como fundador de Germinans Germinabit y dice: “En la Iglesia de Barcelona estábamos ante un gran pantano cenagoso en todos los órdenes. Ese pretendido oasis no es otra cosa que un estanque pútrido”.

Martínez Sistach fue nombrado obispo de Barcelona en 2004 en sustitución de Ricard Maria Carles. Para entonces Sistach ya estaba distanciado de Rouco al negarse a firmar en 2002 el manifiesto sobre nacionalismo y terrorismo de la Conferencia Episcopal. Años después, presionó para que la COPE rescindiciera el contrato a Federico Jiménez Losantos. El último desencuentro fue hace unas semanas días, cuando Sistach apoyó el documento de HOAC contra la reforma laboral, censurado por el arzobispo de Madrid.