Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El número de suicidios desciende a niveles de hace casi 20 años

Sigue siendo la primera causa de defunción no natural por la bajada de las muertes por accidente

Las enfermedades del sistema nervioso se sitúan ya como el cuarto motivo de fallecimiento

El suicidio sigue siendo, por segundo año consecutivo, la primera causa no natural de fallecimiento en España. En 2010 se registraron 3.145 muertes por esta causa (2.456 hombres y 689 mujeres), según recoge la estadística de defunciones que ha hecho pública hoy el Instituto Nacional de Estadística (INE). No obstante, la cifra ha bajado progresivamente en los últimos años y hay que remontarse a 1993 para encontrar un dato más bajo (3.037).

La razón por la que los suicidios siguen en primer lugar en esta lista es porque las muertes por accidente de tráfico siguen también una senda descendente, con 2.327 fallecidos en 2010, un 10,1% respecto a 2009.

Por otra parte, los datos del INE revelan que las muertes debidas a enfermedades del sistema nervioso aumentaron en 2010 un 2,9% y se sitúan ya como la cuarta causa de defunción en España, cuando eran la octava en el año 2000. En 2010 se contabilizaron 19.309 fallecidos por este motivo, de los cuales 11.344 fueron por alzhéimer. Las patologías del sistema circulatorio (responsables de 31,2 por cada 100 de defunciones), los tumores (28,1) y las enfermedades del sistema respiratorio (10,5) siguen siendo las tres causas principales de fallecimiento.

El número de fallecidos por VIH se redujo un 5,4% en 2010 (813 hombres y 208 mujeres). En cambio, sigue la tendencia ascendente de fallecimientos por tumores (un 2% más), mientras que bajaron las muertes debidas a enfermedades circulatorias (-0,8%) y respiratorias (-7%). Dentro de los tumores, los responsables de una mayor mortalidad fueron los de bronquios y pulmón, seguidos de los de colon. El cáncer fue la primera causa de muerte en los varones, mientras que en las mujeres fueron las enfermedades circulatorias.

Las causas de mayor sobremortalidad masculina fueron las externas (fundamentalmente, accidentes de tráfico y suicidios). Por el contrario, las defunciones originadas por enfermedades del sistema nervioso y los trastornos mentales fueron más elevadas en las mujeres.

La tasa bruta de mortalidad se situó en 829,2 fallecidos por cada 100.000 habitantes, lo que supone un descenso del 1,1% respecto al año anterior. En 2010 se produjeron en España 382.047 defunciones, 2.866 menos que las registradas en 2009. De ellas, 183.926 correspondieron a mujeres (un 1% menos) y 198.121 a hombres (0,5% menos).

Por edad, la principal causa de muerte en los mayores de 79 años fueron las patologías del sistema circulatorio, mientras que entre 5 y 14 años fueron los tumores. Entre los niños de 1 a 4 años y las personas de 15 a 39 años, el motivo principal fueron causas ajenas a enfermedades.

Por comunidades autónomas, las tasas más elevadas de defunciones por cada 100.000 habitantes correspondieron a Asturias (1.203,7), Galicia (1.087,1) y Castilla y León (1.086,1). Los índices más bajos se dieron en Canarias (611,8), Comunidad de Madrid (642,1) y en la ciudad autónoma de Melilla (551,3). La principal causa de muerte en todas las autonomías fueron las enfermedades del sistema circulatorio, excepto en el País Vasco, Canarias, Madrid y Cataluña, que fueron los tumores.