Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Una dieta rica en grasas saturadas empeora la calidad del semen

Los hombres que ingieren más grasas omega-3 presentan una mayor cantidad y concentración de esperma, según un estudio

Los hombres con dietas más ricas en grasas saturadas tienen menos esperma y de peor calidad, mientras que aquellos que ingieren más alimentos con grasas omega-3 -presentes en el pescado y el aceite- tienen un esperma de mejor calidad. Así lo ha demostrado un estudio realizado con 99 hombres en Estados Unidos, que publica en su edición digital la revista Human Reproduction, cuyos autores advierten de que este pequeño estudio necesitar confirmar sus resultados.

Diversos estudios han investigado antes el vínculo entre el índice de masa corporal y la calidad del semen, pero con diferente resultado. No obstante, se sabe poco sobre el potencial rol de las grasas de la dieta y la calidad del semen, por lo que el profesor Jill Attaman, investigador del Massachusetts General Hospital, decidió investigarlo en hombres que habían acudido a una clínica de fertilidad.

Así, entre diciembre de 2006 y agosto de 2010 su equipo interrogó a hombres sobre su dieta y analizó muestras de su semen. Además, midió los niveles de ácidos grasos en esperma y plasma seminal de 23 de los 99 varones participantes. Los hombres se dividieron en tres grupos, según la cantidad de grasas que consumían. Aquellos con mayor ingesta de grasa presentaban un 43% menos de esperma y una concentración un 38% menor, frente a los hombres con un menor consumo de grasas.

La cantidad de esperma total se define como el número de esperma en la eyaculación, mientras que su concentración es el número por unidad de volumen. Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), la cifra de espermatozoides en una eyaculación debería ser al menos de 39 millones, mientras que la concentración de espermatozoides debe ser al menos de 15 millones por mililitro.

En este contexto, los autores del estudio descubrieron que la relación entre las grasas y la calidad del semen estaba en gran medida condicionada por el consumo de grasas saturadas: los hombres que comían más grasas saturadas presentaban una cantidad de esperma total un 35% menor que los hombres que consumían menos y una concentración un 38% menor. Por su parte, aquellos que tomaban más grasas omega-3 presentaban algo más de esperma (1,9%) que los de menores ingestas de omega-3.