Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Casi la mitad de los abortos en el mundo se practican en condiciones inseguras

La tasa de interrupciones del embarazose mantuvo estable entre 2003 y 2008, lo que indica un estancamiento en el acceso a la anticoncepción en ciertas regiones

La tasa de abortos a nivel mundial se mantuvo estable entre 2003 y 2008, con una incidencia de 28 abortos por cada mil mujeres de entre 15 y 44 años. Entre 1995 y 2003, el número de interrupciones del embarazo cayó de 35 a 29 por cada mil mujeres en edad fértil. Son datos de un estudio realizado por la Organización Mundial de la Salud y el Instituto Guttmacher publicado esta semana en la revista The Lancet. Un estancamiento de la tasa de abortos en los últimos años que, a juicio de los autores del estudio, indica que muchas mujeres no están accediendo a métodos anticonceptivos eficaces. "Si seguimos sin destinar más dinero para servicios de planificación familiar, hemos de esperar que estas cifras se mantengan en el futuro", ha señalado Gilda Sedgh, autor principal del trabajo. Junto a estos datos, destacan otros: casi la mitad de los abortos que se practicaron en el mundo en 2008, el 49%, se hicieron en condiciones inseguras (el porcentaje era del 44% en 1995).

Los investigadores definen el aborto inseguro como un procedimiento practicado por alguien que no cuenta con los conocimientos necesarios o siempre y cuando se haga sin que se respeten unos mínimos estándares médicos.

América Latina es la región con una mayor tasa de abortos (32 por cada mil mujeres en 2008), seguida de África (29) y Asia (28). En América del Norte y Oceanía se registran los índices más bajos, 19 y 17, respectivamente. En cuanto a Europa, hay una gran diferencia entre Europa del Este y el resto del continente. En Europa del Este se contabilizaron 43 abortos por cada mil mujeres en edad fértil en 2008, mientras que en los restantes países la cifra fue de 12.

Sedgh ha subrayado que el estudio muestra una clara relación entre tasas de aborto y acceso a métodos anticonceptivos efectivos, del mismo modo que entre aborto y legislación. Así, "los índices de aborto son claramente más bajos en lugares donde las normas al respecto son menos restrictivas". También hay relación entre leyes restrictivas y mayor número de interrupciones inseguras y clandestinas. Entre el 95% y el 97% de las interrupciones en África y Latinoamérica se practican en malas condiciones, dice el estudio.

El trabajo considera que es crucial para lograr avances el establecimiento de políticas para reducir la incidencia de embarazos no deseados y de los practicados en condiciones inseguras, lo que pasa por mayores inversiones en servicios de planificación familiar y en la mejora de las condiciones en que se realizan las interrupciones.