Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El calentamiento global se manifiesta ya en la vegetación de montaña europea

Un estudio de 764 especies en 60 cumbres del continente muestra que las plantas se han desplazado hacia zonas más altas en la última década

Los investigadores Anne Olga Syverhuset (izquierda) y Jare Inge Holten, de la Universidad Noruega de Ciencia y Tecnología, tomando muestras en las montañas Dovre.
Los investigadores Anne Olga Syverhuset (izquierda) y Jare Inge Holten, de la Universidad Noruega de Ciencia y Tecnología, tomando muestras en las montañas Dovre.

Una investigación realizada conjuntamente en 17 áreas montañosas de Europa en la última década muestra claramente el impacto del cambio climático en la vegetación a escala continental. Las plantas se están desplazando a zonas cada vez más altas y más frías en respuesta al calentamiento y es la primera vez que se mide a escala global este fenómeno, resaltan los científicos autores del trabajo. Se habían hecho ya estudios que mostraban este efecto a nivel local, que eran indicadores de lo que está pasando a escala continental, “pero en este caso, cuando se abarcan tantas regiones montañosas y se distingue el efecto… esto es algo muy importante”, señala Ottar Michelsen, experto de la Universidad Noruega de Ciencia y Tecnología y uno de los autores de esta investigación global, cuyos resultados se publican en la revista Nature Climate Change.

La primera década del siglo XXI ha sido la más templada desde que se viene midiendo el cambio climático a nivel global, señalan los científicos. Para conocer el impacto de este fenómeno de calentamiento en las comunidades vegetales de montaña, a escala continental, los expertos de 13 países participantes en el estudio Respuesta a escala continental de la vegetación de montaña al cambio climático acotaron 867 zonas de muestreo, con 764 especies de plantas, en 60 cumbres de 17 regiones montañosas en toda Europa, tomando los datos, primero, en 2001 y, después, en 2008. Para analizar comparativamente los resultados obtenidos con casi una década de intervalo, los científicos se han centrado en lo que denominan el rango de altura, que refleja la temperatura a la que cada especie tiene un desarrollo óptimo. Dado que la altura y la temperatura están directamente correlacionadas en cada zona de montaña (normalmente, a más altura más frío), el lugar donde se encuentra una planta refleja su respuesta a las condiciones térmicas, explican los expertos en un comunicado de la Universidad Noruega de Ciencia y Tecnología.

En cada punto de muestreo acotado, los investigadores han medido la mezcla de especies presentes, observando si en siete años se han producido cambios aumentando o no la presencia de tipos de plantas que prefieren temperaturas más bajas o más altas. Al combinar los datos de las 17 áreas de montaña para las dos fases temporales de la investigación obtienen el panorama de la respuesta de la vegetación al cambio climático.

“La transformación de las comunidades de plantas a escala continental en menos de una década puede considerarse una respuesta rápida de los ecosistemas al calentamiento”, afirman los científicos al presentar los resultados de la investigación. “Aunque la señal no es estadísticamente significativa para una región montañosa concreta, sí lo es al considerar los datos de toda Europa”.

El desplazamiento de las especies vegetales hacia zonas más altas (más frías) por un aumento de las temperaturas supone una clara amenaza para las plantas adaptadas a vivir en las cumbres, dado que se verán sometidas a una creciente competencia por parte de las que van invadiendo su territorio en busca de condiciones más frías, lo que puede provocar el declive de esas especies o incluso su desaparición a escala local, señalan los científicos. “En los Alpes, se ha observado recientemente el declive de especies de gran altura en sus márgenes de ocupación más bajos”, advierten.