Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Sanidad recomienda a las mujeres con implantes mamarios PIP que acudan al médico para evaluar su retirada

Los centros públicos valencianos implantaron estas prótesis a 639 mujeres sólo tras procesos oncológicos

La Agencia Española de Medicamentos y Productos Sanitarios (Aemps), dependiente del Ministerio de Sanidad, Política Social e Igualdad, recomienda a aquellas mujeres portadoras de prótesis mamarias de la empresa Poly Implant Prothèse (PIP) que acudan a su médico para someterse a un seguimiento adecuado y evaluar si procede su retirada.

El Instituto Nacional Oncológico de Francia ha descubierto que estas prótesis, que dejaron de utilizarse en España en 2010, tienen un alto riesgo de "ruptura" y de causar "reacciones inflamatorias" en sus portadoras. De hecho, el Gobierno del país vecino ha recomendado la cirugía "con carácter preventivo y no urgente" para la retirada de estos implantes.

En España, según informa la AEMPS, "no es posible hacer una estimación estable" de cuantas mujeres podrían llevar estos implantes, dado que la empresa distribuidora y el fabricante han desaparecido. No obstante, recomienda a aquellas personas que tengan un implante mamario por cualquier causa que comprueben que su prótesis es de esta empresa y, de ser así, que "contacten con su médico para someterse a un seguimiento adecuado, que incluya un control ecográfico anual o con una frecuencia mayor a criterio del cirujano".

En el caso en que se detecte o sospeche la rotura de las prótesis, la AEMPS asegura que "debe procederse a su explantación". En cambio, si no hay sintomatología clínica o deterioro de la prótesis, las actuaciones a seguir serán determinadas conjuntamente con el cirujano "en función de las circunstancias médicas y estéticas particulares de cada persona".

Además, las autoridades sanitarias advierten de que si durante la explantación se detectasen signos inusuales de inflamación, el médico deberá considerar la necesidad de realizar una toma de muestra del área de contractura capsular, para llevar a cabo estudios histológicos e inmunouímicos. Igualmente, si el implante estaba roto o mostraba signos de fuga del gel a través de la carcasa, esta información deberá ser archivada en el expediente médico del paciente y deberá tenerse en cuenta en futuras revisiones, vigilando en particular la aparición de nódulos linfáticos.

A raíz de este problema, la AEMPS reconoce que "está estudiando" la forma de poner en marcha un registro de implantes, aunque reconoce que "tendrá que hacerse en colaboración con las sociedades médicas relevantes en la materia".

Por su parte, fuentes de la Consejería de Sanidad han especificado que en los centros públicos de la Comunitat Valenciana, este tipo de implantes se lleva a cabo en intervenciones de reconstrucción de pecho tras procesos oncológicos, no con fines estéticos. Los centros públicos valencianos implantaron estas prótesis a 639 mujeres y "la totalidad de estos casos han sido notificados a las pacientes y han sido controlados por sus cirujanos".

Asimismo, han manifestado que "la mayoría de implantes corresponden a cirugía plástica efectuada en la asistencia sanitaria privada". En estos casos, los cirujanos recibieron la referida notificación de la Agencia Española de medicamentos y productos sanitarios.

Estos profesionales tienen que llevar su registro de implantes y notifiarlo a la Agencia Española de medicamentos y productos sanitarios, que es la competente en materia de vigilancia de productos sanitarios, han concluido.