Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
ANÁLISIS

Un poco de combustible

El paquete de Durban debemos analizarlo con perspectiva, ni la euforia ni la urgencia nos ayudarán a entender este largo y complejo proceso de acción global. Las cumbres son necesarias para escenificar, consensuar e integrar las líneas de acción. A partir de aquí, Gobiernos nacionales, regionales y locales, empresas y sociedad civil somos responsables de poner en práctica de manera efectiva estas líneas de acción. Acuerdo global, acción local. Durban ha demostrado que algunos países no están maduros para alcanzar un acuerdo, pero todos saben que deberemos alcanzarlo. El cambio climático no solo es un tema ambiental y de justicia, también es de energía, de competitividad, de modelos de desarrollo económico. Demasiado complejo como para que la maquinaria multilateral avance con rapidez. En Durban, EE UU, India y China pedían un poco más de tiempo, y el mundo se lo ha dado. Hemos decidido ir juntos, quizá un poco más lentos, pero juntos. Esa era la premisa, problema global, acuerdo global.

Desde Bali todos los países están subidos en el mismo camión, que va muy lento, pero Durban ha servido para echarle un poco más de gasolina. El camión seguirá lento pero no se para. No hay ruptura. Durban nos enseña que el proceso hasta un tratado internacional vinculante será largo, pero nadie ha querido apearse. Esperemos que las próximas cumbres sirvan para avanzar un poco más y que entonces el camión funcione con biocombustibles de segunda generación.