Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Empresas españolas logran contratos para construir renovables en África

Tres grandes compañías construirán 8 de los 29 proyectos de energía limpia en Sudáfrica por 1.500 millones

El primer gran concurso de renovables en África ha dado frutos para empresas españolas. En la cumbre del Clima de Durban, el país ha anunciado la adjudicación de un programa de 1.500 megavatios de energía verde. El plan es relevante porque abre África a la energía limpia (aunque hay algunos proyectos en el Magreb) en un gran país emergente y supondrá unos 4.500 millones de inversión. Según Enrique Manzanares, consejero del Instituto de Comercio Exterior (Icex) en Sudáfrica, Abengoa ha conseguido los 150 megavatios en dos plantas termosolares; Gestamp ha logrado 100 megavatios, y una filial de Iberdrola construirá 260 megavatios (la mitad de fotovoltaica y la mitad eólica) para una firma local.

Sudáfrica era el lugar ideal para lanzarse a por las renovables. Con una economía que supone un cuarto del PIB de África, tiene condiciones perfectas de viento y sol. Su presencia internacional crece -como lo demuestra la cumbre del clima o la pasada Copa del Mundo de fútbol- y las empresas lo ven como puerta de entrada al continente.

Manzanares se muestra muy satisfecho: "De las 28 plantas anunciadas, nueve serán construidas por empresas españolas, que se llevan un tercio de los 4.500 millones de inversión previstos". El sistema utilizado por Sudáfrica, cada planta recibirá una retribución distinta en función de lo ofertado, aunque había un suelo y un tope. En marzo habrá una segunda ronda de adjudicaciones. El responsable del Icex destaca: "Esto nos abre el camino a Leshoto, Namibia, Botswana, que vendrán detrás".

Como lo define Steve Sawyer, secretario general del Consejo Mundial de la Energía Eólica, "hemos despegado". Sawyer cuenta en Durban que "respecto a la situación actual es un crecimiento infinito, porque no hay nada. Y vendrá más. Esto es solo el principio".

El concurso incluye 630 megavatios eólicos, otros tantos fotovoltaicos y 150 termosolares. En los próximos dos años hay previstos otros 2.200 megavatios renovables. El programa es solo el despegue porque Sudáfrica depende en un 88% del petróleo, lo que le convierte en el decimocuarto país con más emisiones del planeta y uno de los principales exportadores de carbón. El país se ha comprometido a bajar el porcentaje hasta el 78% en 2012 y al 70% en 2025 y prepara próximas oleadas de concursos hasta llegar a los 3.745 megavatios de potencia renovables.

La española Abengoa se ha llevado los 150 megavatios termosolares: una planta de 100 MW en tecnología cilindro-parabólica y otra de 50 MW de tecnología de torre. Se construirán en la región de Northern Cape, al oeste del país. Y según anunció la compañía, Sudáfrica es una de las "zonas con mejor radiación solar en el mundo, lo que supone una oportunidad excelente para convertirse en un líder en generación de energía termosolar". Sudáfrica tiene viento, sol, un extenso territorio y una creciente demanda eléctrica, el caldo ideal para que crezcan las renovables.

Gestamp Wind es una empresa con sede en Madrid que en principio fabricaba componentes de automoción pero que ahora está presente en Polonia, Rumanía, Bulgaria, Turquía, Bélgica, México, EEUU, Brasil, Puerto Rico y Sudáfrica, según su web. Fuentes del sector explican que es una firma muy activa en el exterior.

Según Manzanares, una filial de ingeniería de Iberdrola construirá cuatro proyectos llave en mano para el consorcio local Group5, una de las tres mayores constructoras de Sudáfrica, que se encargará de explotarlos. Hay 130 megavatios fotovoltaicos y otros tantos eólicos.

La cruz ha sido para Gamesa y Acciona, dos de los mayores fabricantes de aerogeneradores de España, que no han conseguido estar en los proyectos seleccionados, según el Icex, que no descarta que haya algún contrato de estas u otras empresas dentro de los conglomerados con firmas locales. Es decir, aunque España aporte ingeniería y empresas, las turbinas que sirven para generar electricidad no las fabricarán empresas españolas. Sí han salido parques de Vestas (Dinamarca), Siemens (Alemania), Suzlon (India), Sinovel (China) y Nordex (Alemania).

La prueba del interés es que hace aproximadamente un mes, la Embajada de España en Sudáfrica y el Instituto de Comercio Exterior (Icex) organizaron un viaje de empresas eólicas (pequeñas asociadas de componentes) al país. La industria española ha puesto sus ojos en la internacionalización ante el previsible parón -o freno- en España por la falta de regulación y las dificultades financieras. La embajada española estaba muy satisfecha

Según Sawyer, Sudáfrica puede convertirse "en el centro de distribución" de renovables hacia África y por eso es tan relevante la presencia de fabricantes chinos, ya que Pekín es el principal inversor en el continente.

La secretaria de Estado de Cambio Climático, Teresa Ribera, valoró el resultado del concurso: "Debemos sentirnos orgullosos de que entre las señas de identidad de España no solo estén los méritos deportivos, sino estar a la vanguardia de uno de los campos que más va a generar en los próximos años. La lucha contra el cambio climático genera empleo de calidad y permite competir en los mercados más importantes".

El embajador español, Pablo de Benavides, destacó que el resultado era fruto "de año y medio de trabajo" y resatló que la adjudicación llegaba después de que empresas españolas perdieran el contrato para construir cuatro fragatas y no lograran el primer tren de alta velocidad del país.