Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El proceso sísmico-volcánico de El Hierro da un respiro

Se levanta el desalojo de La Restinga al sur.- El túnel de Los Roquillos, al norte, quedará abierto de día

Es una tregua, pero seguro que los habitantes de El Hierro la van a agradecer. El comité director del Plan de Emergencias Vulcanológicas de Canarias (Pevolca) ha decidido permitir de nuevo las pernoctaciones en La Restinga, que estaba desalojada desde el sábado 5 de este mes. También se permitirá la circulación de día (de 7.30 a 18.30) por el túnel de Los Roquillos, la comunicación más rápida entre las dos principales ciudades de la isla, Valverde y La Frontera, al norte. Además, 21 familias del norte podrán volver a sus casas, y se ha abierto alguna de la media docena de carreteras cortadas desde hace más de una semana. El cierre de las calas de Tacorón y Puerto Naos se mantiene.

La decisión, que ha sido explicada por el director general de Seguridad del Gobierno canario, Juan Manuel Santana, y la directora del grupo que tiene en la isla el Instituto Geográfico Nacional (UGN), Carmen López, se debe a que en los últimos días la actividad sísmica y vulcanológica en la isla no ha aumentado.

Nadie sabe cuánto tiempo se podrá mantener la decisión, ya que todo depende de la evolución del proceso. López indicó que parecía que al norte, a unos 20 kilómetros de profundidad, había una "intrusión" (aporte) de material magmático. Por eso no se descarta que se abra una voca volcánica en el mar frente a La Frontera. Tampoco se retirarán las medidas preventivas del sur, como la medición de la calidad del aire y los autobuses preparados por si hubiera que repetir el desalojo por tercera vez, dijo Santana.

Como fruto de esta aportación de material magmático no se descartan sismos de magnitud superior a los 4,6 del máximo detectado hasta ahora. Por eso la apertura del túnel no será total ni en el tiempo (se cerrará de noche) ni en su capacidad, ya que permanecerán cortados los carriles más cercanos a la ladera, por si hubiera derrumbes, indicó Santana. La restricción se mantendrá dentro del conducto, para poder trabajar en posibles desprendimientos y evitar atascos.

En el sur la situación continúa estable. "Se mantiene el mismo patrón", dijo López. Las bocas frente a la costa tampoco se han desplazado. El análisis de los patrones de sismicidad no apuntan a que haya un recrudecimiento inminente.

El anuncio es claramente un alivio para la población. Lo que no se sabe es su duración. Por eso hay consejos, como que los habitantes de La Restinga mantengan preparado un equipaje de emergencia, que se mantienen. En el norte, mucho más poblado, no se ha llegado a tanto. Las autoridades calculan que si hubiera un recrudecimiento de la situación habría tiempo para desalojar la zona en n tiempo de cuatro horas.