Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La Generalitat despedirá a 1.500 sanitarios si no renuncian a media paga extra de Navidad

Medio millar de manifestantes cortan el tráfico en el centro de Barcelona en protesta por los recortes en la sanidad pública

Rechazar media paga extra de Navidad o despidos masivos. En concreto unos 1.500 empleados interinos que trabajan en el sectorsanitario cuyos contratos no se renovarán para cumplir con el recorte de la Generalitat en salud. Otra alternativa que afectaría a más personal sería recortar el 25% de la jornada laboral -y del salario- a 6.000 empleados. La medida ha provocado el rechazo de los cerca de 41.000 empleados del Instituto Catalán de la Salud (ICS), que deberían renunciar a parte de su nómina para evitar despidos en la plantilla. El complemento salarial que exige la Generalitat supone unos 1.200 euros para médicos y jefes de personal, 700 euros para una enfermera o unos 400 para la categoría de los celadores.

Los sindicatos han recibido la propuesta con escepticismo porque rechazan el recorte de la paga de Navidad ya que sería a fondo perdido. El resto de medidas que reclama la Generalitat consiste en congelar y aplazar otro tipo de complementos que, más tarde o temprano, el personal sanitario acabaría cobrando. Los representantes sindicales han explicado la propuesta a los cerca de 500 sanitarios que se han concentrado durante horas frente a la sede del ICS. La multitud de trabajadores ha respondido a la propuesta de la Generalitat reclamando la convocatoria de una huelga y han pedido a los dirigentes que no suscribieran ningún acuerdo con la Generalitat.

Los cerca de unos 500 sanitarios han vuelto a cortar el tráfico del centro de Barcelona a primera hora de la

tarde de hoy en protesta por los recortes de la Generalitat en la sanidad pública. Los manifestantes se han concentrado ante la sede del Instituto Catalán de la Salud (ICS), donde la gerencia del organismo se ha reunido esta tarde con los representantes sindicales para abordar recortes en la nómina del personal como la supresión de la mitad de la paga extra de Navidad. El Gobierno catalán pretende ahorrar 45 millones de euros hasta final de año a costa del sueldo de los 41.000 médicos y enfermeros del ICS, medida que rechazan los sindicatos y que la semana pasada ya provocó que los manifestantes cortaran el tráfico en el Eixample barcelonés.

Tras aquellas protestas, en las que los manifestantes incluso accedieron al despacho del ICS donde se realizaba la reunión y boicotearon el encuentro, los Mossos d'Esquadra han blindado hoy la sede del Instituto Catalán de la Salud. Los cerca de 500 trabajadores de la sanidad que se manifestaban se han agolpado a las puertas del edificio, cortando el tráfico a la altura de la calle de Balmes con la de Gran Via, una de los principales arterias del centro de la capital catalana.

Poco antes de empezar la reunión de esta tarde se han vivido momentos de tensión y empujones entre los sanitarios y el fuerte dispositivo policial, formado por más de una cincuentena de Mossos d'Esquadra de la brigada móvil de antidisturbios. Los manifestantes, equipados con batas blancas, silbatos y pancartas, han vuelto a pedir la dimisión del consejero de Salud, Boi Ruiz, debido al nuevo recorte salarial que sufrirán los profesionales del ICS para cumplir la reducción presupuestaria diseñada por el consejero.

Reunión por la puerta lateral

Las protestas de los sanitarios han forzado que los representantes sindicales citados a la reunión con la Generalitat hayan tenido que acceder al edificio por una puerta lateral. La entrada principal se hamantenido cerrada y custodiada por un doble cordón policial para evitar incidentes como los de la semana anterior. Los manifestantes, por su parte, no han dejado de arremeter contra la Generalitat con lemas como "Tu enfermedad perjudica al sistema sanitario, cuidate solo".

Los representantes sindicales han recordado que el objetivo de la reunión es conocer la propuesta de recorte salarial, pero que no la piensan acatar. Todos han coincidido en señalar que rechazarán cualquier recorte salarial y que no descartan la convocatoria de una huelga masiva en el sector así como en los hospitales públicos de Cataluña.

La propuesta de la Generalitat consiste en reducir el 25 % los contratos temporales o eventuales y eliminar el 50% de complementos salariales, que se descontarían en la paga extra de Navidad. Esta medida supone unos 1.100 euros menos para un jefe de servicios, unos 800 para un médico, 700 para una enfermera y cerca de 400 para un celador.