Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los socialistas proponen una tasa de CO2 y una ley contra el cambio climático

El grupo negocia con los partidos en el Congreso 99 recomendaciones para abordar la lucha contra las emisiones

El Grupo socialista en el Congreso ha presentado sus 99 propuestas para combatir el cambio climático y avanzar en energías renovables entre las que destacan la elaboración de una ley para la próxima legislatura que incluya un "presupuesto de carbono" en los Presupuestos Generales del Estado, una especie de evaluación de impacto sobre las emisiones de cada una de las actuaciones y políticas públicas ahí recogidas. El diputado Fernando Moraleda ha propuesto también "un cambio sustancial" en la fiscalidad que deberá, dice, gravar emisiones en lugar de rentas del trabajo: "No digo que no haya impuestos ni IRPF, pero la fiscalidad debe virar hacia un modelo económico sostenible", ha afirmado. Para ello, se recomienda la implantación de una tasa de CO2 "que financie el fondo ya establecido en la Ley de Economía Sostenible y a partir de la cual se puedan establecer inversiones verdes. Europa debe aprobar esta tasa, que ha de ser comunitaria".

La legislatura se está acabando entre peticiones de adelanto electoral. Sin embargo, Moraleda dijo que estas propuestas encuentran el aliento de Izquierda Unida y de los nacionalistas vascos y catalanes. No así el del PP. "No es posible afrontar un fenómeno como este sin una estrechísima relación institucional, entre comunidades autónomas y Gobierno, pero también con las corporaciones locales", aseguró el diputado.

Estas 99 recomendaciones surgen tras una legislatura de intervenciones de expertos nacionales e internacionales en la comisión mixta Congreso-Senado sobre cambio climático. Y "el más ambicioso de los compromisos" que se desprende de ellas, y de las negociaciones internacionales, es la disminución del 100% de las emisiones en el sector energético para 2050 y un 30% en el ámbito europeo en 2020. "El coste real de esta medida debe repartirse entre los Estados miembros y los sectores afectados equitativamente". Moraleda apunta que para cumplir con los objetivos de reducción de emisiones es "imprescindible" actuar sobre el sector eléctrico. "Que las energías maduras con un nivel de beneficio muy alto, muy por encima de sus costes operativos, ayuden a financiar las energías renovables aún en proceso de optimización". Pero no concretó cuáles serían esas energías maduras, aunque citó entre las avanzadas la eólica.

Por último, el portavoz del grupo socialista en esta comisión contra el cambio climático se refirió a las transformaciones en el sector del transporte y la edificación. Sobre el primero recomiendan el apoyo al automóvil híbrido y eléctrico. Moraleda dedicó más tiempo a la edificación, que ha supuesto, ha dicho, una enorme pérdida de energía. "Debe modificarse el código técnico para atender a un plan de eficiencia energético en todas las obras nuevas y abordar en la construcción residencial un ambicioso plan de rehabilitación sustentado en la eficiencia energética". El portavoz de la comisión cree que no será oneroso para los vecinos puesto que la inversión se verán compensada con el ahorro.

Otra de las propuestas es la obligatoriedad de que los planes de ordenación urbana recojan un estudio de movilidad sostenible y otro de eficiencia energética. Moraleda insistió en la necesidad de implantar todas estas medidas -"el modelo para nuestros hijos"-, que habrán de descansar en una gran "consenso de Estado".

Preguntado sobre por qué los socialistas no han propuesto medidas similares años antes, en lugar de hacerlo en los estertores de la legislatura, Moraleda cree que es ahora "cuando se dispone de los estudios y la experiencia internacional precisos". Espera que en la primera semana de septiembre se aprueben en el pleno de la comisión mixta.