Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El PP propone desgravaciones fiscales para los seguros privados de salud

Ana Pastor asegura que con los 8.000 millones prometidos por Rubalcaba para la sanidad "no van a tener ni para empezar"

En plena discusión sobre la sostenibilidad del sistema sanitario, mientras aumenta la preocupación por la enorme deuda que arrastran las comunidades autónomas y se alerta sobre la insuficiente financiación de la sanidad pública, el Partido Popular quiere lanzar el debate sobre la desgravación fiscal de los seguros privados de salud. Es decir, si se debería incentivar que los ciudadanos contraten su asistencia médica con mutuas o empresas aseguradoras. "Se está evaluando el coste de la medida", aseguró ayer la coordinadora de Participación Social del PP y ex ministra de Sanidad, Ana Pastor, durante una tribuna organizada por la Asociación Nacional de Informadores de la Salud (ANIS).

La propuesta del PP no es nueva. Un estudio reciente del Instituto para el Desarrollo e Integración de la Sanidad (IDIS) concluyó que aplicar una deducción fiscal del 15% a quienes contraten una póliza privada ahorraría dinero al Sistema Nacional de Salud y aliviaría la presión asistencial. Sin embargo, un vistazo a la lista de patronos del IDIS en su página web muestra que las grandes aseguradoras privadas, como Adeslas, Axa o Asisam, están presentes en el instituto. Y ellas, obviamente, también se beneficiarían de esa medida.

Hace unos meses, en plena polémica por los recortes del nuevo Gobierno catalán, el consejero de Sanidad, Boi Ruiz, aseguró que sin los seguros privados la sanidad catalana estaría en una situación "dramática". Uno de cada cuatro catalanes tiene contratada una póliza médica, lo que, según Ruiz, ha contribuido a mantener a flote el sistema. El consejero incluso recomendó a los ciudadanos tener un seguro privado ya que los recortes previstos desafiarán la capacidad de soportar la presión asistencial.

Pastor aprovechó el encuentro de ayer para criticar el anuncio del candidato del PSOE a La Moncloa y vicepresidente primero, Alfredo Pérez Rubalcaba, que ha prometido inyectar 8.000 millones extra a las comunidades autónomas el año que viene para que los destinen a la sanidad. "No van a tener ni para empezar", dijo la popular, porque el Sistema Nacional de Salud tiene ahora mismo "un agujero de 15.000 millones". Pastor también se preguntó "de dónde va a sacar el dinero" el Gobierno, cuando las arcas públicas "cada vez tienen menos ingresos" y no se prevé que vayan a aumentar.

La responsable de Sanidad del PP manifestó que su partido está radicalmente en contra del copago, que le parece "la medida más injusta". "Los que hablan del copago no saben nada de sanidad", afirmó. Es un sistema, añadió, que "no resuelve nada" porque el problema realmente importante es "la financiación". Según Pastor, España tiene "el sistema más endeudado de Europa porque no se han puesto suficientes recursos". Pese a ello, declaró: "Somos una buena sanidad, pero endeudada. No se ha diagnosticado a tiempo el problema".

El Sistema Nacional de Salud necesita un gran pacto, indicó Pastor, y una gran reforma. Y puso como ejemplo de medidas que pueden ayudar al ahorro el desarrollo de las nuevas tecnologías: la tarjeta sanitaria, la receta electrónica y una historia clínica digital común. "Me propongo que el sistema sea transparente y eficaz", aseguró. "Que los ciudadanos tengan acceso permanente a sus datos sanitarios". Acerca de la política del Gobierno para reducir el gasto farmacéutico, apuntó que es "pan para hoy y hambre para mañana".

Entre las medidas que propone Pastor está la de reducir las diferencias en salud entre comunidades autónomas (un ejemplo que mencionó es que el cribado neonatal es diferente según el territorio en el que nazca un niño, o que solo el 15% de la población está en programas de cribado de cáncer colorrectal), crear un registro de profesionales que permita saber cuántos médicos, enfermeras o fisioterapeutas hay en España, cambiar el sistema retributivo de los profesionales y modificar la Atención Primaria, de forma que sus médicos puedan acceder a la tecnología y ganar en capacidad resolutiva.