Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

El 21% de los madrileños sufre un ruido por encima de los 55 decibelios por la noche

Plaza de España, Recoletos y la confluencia de Alcalá con O'Donnell 'ganan' en contaminación acústica según los medidores instalados en la capital

El 21% de los madrileños está expuesto a niveles de ruido por encima de los 55 decibelios durante la noche y el 6% está sometido a índices superiores a los 65 decibelios durante el día, según las cifras de la Asociación Española por la Calidad del Aire (AECOR) obtenidas a partir del Mapa Estretágico del Ruido de la capital de 2007.

La directiva europea establece que cada cinco años se tiene que entregar uno de estos mapas, de modo que Madrid debe dar uno nuevo en junio de 2012 en el que se comprobará si las medidas contra la contaminación acústica incluídas en el Plan de Acción han tenido algún efecto sobre los índices de ruido.

El área de Medio Ambiente del Ayuntamiento de Madrid ha informado de que, según los valores que arrojan sus medidores -algunos de ellos situados en zonas no urbanas y poco transitadas como la Casa de Campo-, la capital registró en mayo una media de ruido de 61,8 decibelios, tres puntos por debajo del límite soportable de 65 decibelios ponderados establecido por la Organización Mundial de la Salud. Para hacerse una idea, 65 decibelios son 10 menos de los que registra el suburbano cuando el metro llega a la estación y 35 menos que una sirena de bomberos.

De las 28 estaciones de medición distribuidas por Madrid, seis superaron los 65 decibelios, lo que significa que el 25% de las calles están "fuertemente contaminadas acústicamente". Entre las once de la noche y las siete de la mañana la media alcanzó los 57,3 decibelios a pesar de que el departamento de Calidad del Aire recomienda no rebasar los 55 decibelios, un ruido equivalente al de dos personas conversando. Todas las estaciones se situaron por encima de este límite a excepción de Puente de Vallecas, Sanchinarro, El Pardo, Farolillo -junto al parque de San Isidro-, Campo de las Naciones, Méndez Álvaro y Tres Olivos.

Los fines de semana los niveles de ruido aumentan sensiblemente en la zona centro de Madrid, sobre todo en las calles aledañas a la Puerta del Sol, Gran Vía, plaza de Huertas, y los barrios de La Latina y Chueca. En este último los organizadores del Orgullo se han visto obligados a programar conciertos "silenciosos" en los que la música se oye a través de auriculares conectados a una radio o teléfono móvil sintonizado a una emisora ante la ordenanza municipal que les prohíbe pasar de 45 decibelios por estar a menos de 150 metros de una residencia de ancianos.

Por zonas las que registran mayores niveles de ruido son plaza de España (69,3); las Escuelas Aguirre -confluencia de la calle Alcalá con O'Donnell- (68,5) y el paseo de Recoletos (68). Por el contrario las que, según los datos del Ayuntamiento, soportan menos contaminación son la Urbanización Embajada (55.3), Casa de Campo (56,1) y Farolillo (56,4).

Entre los causantes del ruido, aparecen el tráfico en primer lugar seguido de las obras y otras actividades laborales y de industria. El departamento de Calidad del Aire cuenta, además de los medidores fijos, con varias unidades móviles formadas por técnicos de la Concejalía de Medio Ambiente y agentes de la Policía Municipal que se encargan de hacer mediciones puntuales y concretas.

Equivalencias de ruido

55 decibelios: dos personas conversando

75 decibelios: el metro, al llegar a la estación

80 decibelios: el interior del metro

90 decibelios: un silbato; una zona de marcha con tráfico

100 decibelios: una sirena de bomberos

105: unos auriculares en todo volumen

120 decibelios: una mascletá

130 decibelios: un avión al despegar

Más información