Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Parlamento Europeo cambia y acepta ahora los escáneres corporales en los aeropuertos

La prohibición de llevar líquidos en la cabina debe terminar en 2013, afirma la Comisión de Transporte

La Comisión de Transporte del Parlamento Europeo ha aprobado las normas que deberán cumplir los escáneres corporales -que ahora denomina de seguridad- que se quieren introducir en los aeropuertos. Básicamente, la propuesta establece que deben ser inocuos para la salud (lo que descarta los rayos X), que las imágenes no se puedan guardar o procesar (para salvaguardar la intimidad) y que si a pesar de ello un paciente no quiere someterse al aparato, pueda hacerlo para seguir un control como los actuales. La iniciativa la defendió el europarlamentario popular Luis de Grandes.

La nueva resolución, aprobada con 37 votos a favor, dos en contra y tres abstenciones, supone un cambio radical en la postura que el mismo organismo (que no tiene capacidad de decisión) adoptó en 2008, cuando rechazó la introducción de estos aparatos.

En la comisión también se discutió el tema de los líquidos que se pueden llevar en la cabina del avión. En 2006 se restringió su cantidad a 100 mililitros por pasajero, después de que se descubriera un plan terrorista para fabricar bombas usando componentes líquidos en un avión. Pero la incomodidad que ello supone, y las dudas sobre su eficacia (bastaría que cuatro terroristas, por ejemplo, se pusieran de acuerdo para aumentar la cantidad introducida) han hecho recapacitar al Parlamento, que da hasta 2013 para eliminar esta medida.

En este caso, según reconoce la Eurocámara en su web, ha habido además una razón práctica: el control de estos productos no era igual en todos los aeropuertos, lo que podía acabar con 27 regulaciones diferentes.