Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Condenados a 11 años de cárcel dos acusados de un 'secuestro exprés' fallido

La víctima había sido raptada en Castelldefels y logró huir de una cabaña en Cornellà de Llobregat

La Audiencia de Barcelona ha condenado a 11 años de cárcel a dos acusados de haber perpetrado un secuestro exprés que resultó fallido porque la víctima, que había sido raptada en Castelldefels (Barcelona), logró huir de la cabaña de Cornellà de Llobregat (Barcelona) en la que la habían encerrado y atado.

En la sentencia, la sección séptima de la Audiencia de Barcelona condena a Juan Luis Palacino y a José María Rivera a 11 años y medio de cárcel, aunque el fallo absuelve a los otros dos acusados porque no se ha podido acreditar su participación en el secuestro.

Los hechos ocurrieron la mañana del 25 de septiembre de 2008, cuando los dos condenados, junto a otras dos personas que no han podido ser identificadas, abordaron a la mujer, cuando ésta salía de su casa de Castelldefels junto a su hijo menor de edad, y la obligaron a subirse a un vehículo, amenazándola con un arma de fuego.

Según considera probado la sentencia, los acusados abandonaron a toda prisa el lugar, dejando al menor solo en la calle, y llevaron a la mujer a una cabaña que tenían en una zona rural de Cornellà de Llobregat, donde la amordazaron y la ataron de pies y manos, con unas bridas, a una silla.

Los secuestradores llamaron por teléfono al marido de la víctima y le exigieron el pago inmediato de 50.000 euros a cambio de liberar a la mujer. Ésta, sin embargo, al quedarse sola en la cabaña, pudo liberarse de las ataduras y escapar, hasta que un payés de la zona la encontró y avisó a los Mossos d'Esquadra para que la fueran a buscar.

La sentencia condena a los dos acusados a sendas penas de ocho años de cárcel por un delito de secuestro con la agravante de disfraz, porque en el momento del asalto llevaban pasamontañas. Además, también les condena a tres años y medio de cárcel por un delito de robo con violencia e intimidación, ya que robaron a la mujer cautiva robaron un reloj y un colgante valorados en 3.175 euros.

En cambio, el fallo absuelve a María R. P., la mujer de José María Rivera, ya que aunque trabajaba como mujer de la limpieza en casa de la víctima, y por tanto pudo facilitar a su marido información relevante, el tribunal considera que no se ha podido demostrar su participación y que además el marido pudo obtener datos relevantes por sí mismo, ya que también conocía al marido.

La sentencia también absuelve al cuarto acusado, Sebastián C. Q., porque no se ha podido acreditar su participación en el secuestro, pese a que es amigo de Juan Luis Palacino y a que el día de los hechos recibió dos llamadas suyas que certifican que se encontraba en Castelldefels, primero, y en Cornellà, después, en horas coincidentes con el desarrollo del rapto.