Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra
Entrevista:

"La campaña Malaspina es especial y el año que viene volvemos a la Antártida"

Juan Antonio Aguilar, comandante del buque 'Hespérides', habla en entrevista sobre la misión científica, única en la oceanografía española

Al mando del buque de la Armada Hespérides, en la campaña científica Malaspina de circunnavegación, va un madrileño de familia santanderina que le empapó de mar en su infancia. Juan Antonio Aguilar, 51 años, capitán de fragata, está volcado e identificado con los objetivos de esta misión única en la oceanografía española. Acaban de pasar el ecuador del la campaña, la mitad de los siete meses dando la vuelta al mundo para tomar el pulso al océano global, y ahora el Hespérides está aproximándose a Nueva Zelanda, a las islas en las antípodas de España. Su orgullo es precisamente que el buque está respondiendo a lo que se esperaba de él al zarpar de su base en Cartagena y que se están cumpliendo los planes de investigación.

Pregunta:¿Ha sido difícil llegar hasta aquí?

Respuesta: Hemos llegado a Sidney con la mitad de la campaña cumplida y el balance es muy bueno, porque este barco, como plataforma en que se desarrolla el trabajo científico, esta respondiendo según las expectativas. Ha habido algunas pequeñas averías que reparamos sobre la marcha, pero es lo normal. Este barco esta preparado para navegar en condiciones duras y los equipos esenciales van duplicados como mínimo: por ejemplo llevamos cuatro motores diesel que alimentan los cuatro generadores eléctricos, la planta potabilizadora de agua va duplicada, llevamos dos radares, el sistema de comunicación por satélite, triplicado. Realmente estoy muy satisfecho de cómo esta comportándose el barco.

P. ¿Y las actividades científicas previstas se están cumpliendo?

R. Si, la campaña se planeó de manera que pudiéramos aprovechar los dos veranos en los dos hemisferios, es decir, que hasta ahora hemos navegado sobre todo por el hemisferio Sur y ahora que empieza aquí el invierno, nos dirigimos ya al Norte. Además, la meteorología nos ha respetado. Esta previsto hacer 156 estaciones de sondeos y muestreos, que duran cada una aproximadamente nueve horas en las que mantenemos el barco en la misma posición, y hemos hecho ya 78, con solo cinco canceladas por mal tiempo o por motivos técnicos. En cada estación se toman muestras de agua a distintas profundidades, se miden corrientes marinas, temperatura, salinidad, se hace pesca de fitoplancton y zooplancton, etcétera. Es un trabajo metódico y reiterativo, pero hay que hacerlo de esa manera. Pero estoy muy contento: se ha conseguido un ritmo de trabajo alto con una colaboración muy buena entre los científicos, los técnicos y la dotación del buque.

P. ¿Cuanta gente va a bordo?

R. El máximo son 57 de dotación de la Armada Española y 37 entre científicos y especialistas de la Unidad de Tecnología Marina del CSIC. En realidad ahora somos 56 de dotación porque un marinero se fracturó una muñeca y ha sido preferible que vuelva a casa para la recuperación.

P. Es una campaña especialmente larga.

R. Si, lo normal es que sean seis meses máximo, y en esta son siete meses. Es una responsabilidad enorme porque teóricamente todo está preparado y planificado pero la mar tiene un grado de incertidumbre enorme.

P. Este barco trabaja sobre todo en las campañas antárticas y esta es completamente diferente.

R. Desde el punto de vista del trabajo a bordo no hay tanta diferencia, aunque la Antártica presenta más inconvenientes. Por ejemplo, la meteorología allí es más cambiante y las bajas temperaturas supone una complicación añadida. Para el Hespérides este año es un poco especial y el próximo volvemos a la Antártida.

P. Cuántos días dura Malaspina?

R. En total van a ser 216 días, desde que salimos de Cartagena, hasta que regresemos al mismo puerto el próximo 14 de julio, eso si, repitiendo un día, el 20 de abril, al cruzar el meridiano 180. Hemos ido navegando hacia el Este , minuto a minuto, vamos cambiando la hora, y al cabo de los siete meses habremos perdido 24 horas, por eso para hacer el ajuste ajustarlo repetimos un día.

P.¿Para la dotación de la Armada, están aquí destinados de forma forzosa?

R. No, son voluntarios todos: la marinería, los suboficiales y los oficiales... Hay cinco mujeres a bordo (una oficial, una suboficial y 3 marineras), lo que supone menos de la mitad del porcentaje medio de mujeres en los buques de la Armada, que ronda el 14%.

P.¿Y usted es voluntario o es un destino obligado?

R. Pedí el destino. Siempre he estado en la línea científica de la Armada, en hidrografía. Fui comandante del Pollux y del Malaspina, dos buques hidrográficos. Así que ser el comandante del Hespérides era una aspiración lógica.

P.¿Qué es lo más difícil de capitanear un barco tan peculiar como este? ¿Cuál es el mayor reto?

R. La responsabilidad de mantener el ritmo de trabajo científico y al mismo tiempo mantener alta la moral de todo el mundo a bordo. En siete meses hay que ser capaz de ir solucionando problemas, pero la experiencia nos permite afrontar este reto.

P.¿Cuánto tiempo lleva al mando del Hespérides?

R. Desde junio de 2009 y termino al acabar la campaña Malaspina, en cuanto lleguemos a Cartagena, en julio.

P.¿Es difícil la convivencia durante tanto tiempo seguido entre la dotación de la Armada y el personal científico que se va turnando en cada tramo?

R. Hay cierta mentalidad diferente. Por un lado está la disciplina militar, que resulta muy útil para este trabajo.... Los científicos, los más jóvenes, igual pueden entenderlo peor porque su vida esta más alejada de nuestra disciplina militar pero la rutina diaria ayuda mucho y lo esencial es el respeto mutuo, y al final, en resumidas cuentas, también los científicos tienen a bordo una organización parecida para trabajar, con turnos y responsabilidades.