Un fallo de los monitores que controlan la radioactividad en Ascó retrasa la recarga del reactor

El incidente ha ocurrido con la planta parada y sin consecuencias para la seguridad de los empleados y el medio ambiente

Los monitores que controlan la radioactividad del edificio de contención del reactor de Ascó I han sufrido hoy una pérdida de tensión durante los trabajos de recarga de combustible que realiza la central, lo que ha provocado un fallo en la medición de la radiación sin consecuencias para la seguridad de los empleados ni el medio ambiente, según el Consejo de Seguridad Nuclear (CSN).

Estos monitores miden distintos parámetros y requieren permanecer activos durante la fase de recarga del reactor por motivos de seguridad. En la fase final de este proceso se abre la denominada en argot técnico puerta de la lenteja, el blindaje que separa la zona en la que se produce la radiación nuclear de la zona convencional. Cuando la nuclear se halla en fase de recarga, se trasvasa aire de la zona radiológica al exterior para equilibrar la presión de la zona.

Más información
Séptimo incidente en Ascó desde que está en parada por recarga

En ese proceso, los monitores deben medir el ambiente y garantizar la ausencia de radiactividad antes de liberar el aire. Aunque los monitores fallen, la nuclear dispone de otros mecanismos de seguridad pero el procedimiento obliga a detener el proceso, como ha ocurrido en Ascó I.

La pérdida de tensión ha provocado la interrupción del trasvase de aire hasta que se ha recuperado la alimentación, ha señalado en un comunicado el CSN.

Ascó I inició hace 10 días una parada programada para recarga de combustible y trabajos de mantenimiento, que dará paso a un nuevo ciclo de funcionamiento de 18 meses hasta una nueva recarga.

Estas operaciones sobre la central cuestan unos 21 millones de euros y durante el periodo de recarga están previstas 10.800 órdenes de trabajo, que supone la contratación extra de cerca de 1.100 trabajadores de empresas auxiliares.

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS