Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Euskadi ahorra un millón de euros en los tratamientos del sida

El debate sobre la sostenibilidad también ha llegado a los pacientes de sida. El Servicio Vasco de Salud ha decidido sustituir un medicamento de marca para tratar a estos enfermos por otro genérico. En el caso del combo —un combinado de varios medicamentos—, en vez de aumentar el número de pastillas, se ha alcanzado un acuerdo con un laboratorio para que reduzca su precio hasta alcanzar el del genérico. Todo ello supondrá un ahorro de un millón de euros este año.

Euskadi suma hoy en día 4.700 personas que están siendo tratadas con antirretrovirales, unos medicamentos que suponen una media de gasto por paciente de 8.000 euros. La inversión de Osakidetza estos tratamientos ascendió en 2010 a un total de 38 millones de euros, lo que supone el 10% de su gasto de farmacia. "Uno de cada cien euros de Sanidad se destina a estos fármacos", insistió ayer en una comparecencia en el Parlamento vasco Daniel Zulaika, coordinador del Plan del Sida de Osakidetza.

200 personas más al año Zulaika explicó que cada año se suman 200 personas al tratamiento y mueren entre 40 o 50. Por ello, el gasto se incrementa, en los casos más extremos, hasta en un 20%.

Si no se frena, "el sistema dejaría de ser sostenible, sobre todo cuando hay una alternativa", aseguró a los parlamentarios. Las opciones manejadas por Osakidetza —ya se dieron a conocer en noviembre— alzaron las voces de alarma de las asociaciones que trabajan en este ámbito, sobre todo ante la posibilidad de que se rompiese el combinado de medicamentos por temor a que empeorara la adherencia al tratamiento. El combo sirve para reducir la resistencia del paciente al tratamiento.

Zulaika aseguró que la idea de romper dos combinados diferentes para usar genéricos se encuentra en "suspenso". En caso de ponerla en práctica, el cambio influiría a 2.400 personas y supondría un ahorro del 6,4%.

El coordinador del Plan del Sida de Osakidetza lanzó una mirada al pasado para explicar la importancia de los antirretrovirales entre los enfermos de sida. "Desde que diagnosticábamos la enfermedad hasta la muerte del paciente, había 72 días", recordó. Hoy, en cambio, los afectaso por el sida son unos enfermos crónicos más.