Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Consejo Constitucional francés declara que prohibir el matrimonio homosexual es legal

El órgano adopta la decisión tras examinar dos artículos del Código Civil considerados inconstitucionales por una pareja de lesbianas

El matrimonio entre personas del mismo sexo no será legalizado en Francia por ahora. Y no se hará mediante una resolución del Consejo Constitucional, que hoy ha declarado que la prohibición de un matrimonio entre dos mujeres o entre dos hombres en Francia no violenta la Constitución. Deberán ser, pues, los políticos los que modifiquen la legislación.

El consejo de sabios, como se le conoce en Francia, ha emitido este dictamen tras examinar dos artículos del Código Civil francés -los que impiden casarse a dos personas del mismo sexo- que, a juicio del abogado de una pareja de lesbianas francesas, son inconstitucionales. Estas dos mujeres, Corinne Cestino y Sophie Hasslauer, llevan viviendo juntas 14 años en la región de Le Marne, tienen cuatro hijos y se han convertido en la encarnación de la lucha de los homosexuales franceses por casarse. Reclaman el matrimonio, entre otras razones, por la seguridad de los hijos, por regular las cuestiones de herencias y para asegurar la custodia de los hijos en caso de que una de ellas muriera.

Pero a juicio del Consejo Constitucional, que ha publicado su resolución por internet, "según la ley francesa, el matrimonio es la unión de un hombre y una mujer". Y reenvía la pelota a los legisladores al asegurar que han sido estos los que han querido marcar la diferencia y que "no es competencia" del Consejo alterarla.

Las diversas asociaciones de gais y lesbianas francesas aguardaban con tanta expectación como esperanza la decisión del Consejo Constitucional, que afecta, según estos grupos, a más de tres millones de personas. "Este órgano no ha sabido aprovechar una oportunidad para acabar con una discriminación histórica que en otros países europeos ha desaparecido ", ha asegurado Caroline Mécary, abogada de la organización SOS Homophobie, favorable a la anulación de esos artículos. "Ahora apelaremos a la Corte Europea de Derechos Humanos. En cuanto a los políticos, sabemos que la Unión por un Movimiento Popular [el partido de centro derecha de Nicolas Sarkozy, que goza de mayoría en el Parlamento y en el Senado] está en contra del matrimonio de personas del mismo sexo. Así que tendremos que esperar a las elecciones de 2012 y que gane la izquierda", ha añadido.