Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Muere en Ferrol una recién nacida a la que administraron un fármaco para su madre

El centro médico ferrolano Arquitecto Marcide ha admitido el fallo, que está investigando

Un terrible error médico le costó la vida de un recién nacido este domingo en el hospital Arquitecto Marcide de Ferrol. Por error, el personal sanitario administró al bebé un fármaco que había sido prescrito para su madre. El medicamento, inyectado a los pocos minutos de nacer, le ocasionó un fallo cardíaco. Murió pocas horas después de su nacimiento. Una portavoz del área sanitaria de Ferrol, señaló esta misma mañana que "todo el hospital" se responsabiliza de la muerte. "Fue un error que el centro asume", manifestó.

Fue un parto fue natural y sin complicaciones a última hora de la tarde del pasado sábado. Tanto la madre, primeriza de 29 años, como el recién nacida estaban bien. El bebé, una niña, pesó algo más de tres kilos. Para atajar una pequeña hemorragia que presentaba la madre, le recetaron ergotamina, un fármaco bastante habitual tras el parto, para frenar la pérdida de sangre. Sin embargo, por error, este medicamento vasoconstrictor se le administró al bebé.

Los facultativos se dieron cuenta del error casi en el acto, según fuentes sanitarias, y trasladaron al recién nacido a la UCI. El bebé sufrió una parada cardiorespiratoria y apenas 24 horas después, falleció.

Según fuentes sanitarias, el parto se desarrolló correctamente con el personal adecuado. "Tanto el equipo, como la asistencia eran correctas", explican, pero se produjo "un fallo que está siendo investigado" de forma exhaustiva.

La madre continúa ingresada en hospital ferrolano. Tanto ella, como su pareja y sus familiares, precisaron asistencia psicológica. La dirección del centro hospitalario ofrecerá una rueda de prensa este mediodía para informar sobre lo ocurrido. El personal del centro está "absolutamente consternado" por "esta tragedia", apunta una trabajadora del hospital ferrolano.

Los jefes de pediatría y ginecología del hospital ferrolano, junto al gerente de procesos del centro, han asumido este mediodía, durante una rueda de prensa, la "responsabilidad colectiva" por el "error" que costó la vida al bebé. Los responsables médicos han asegurado que no encuentran una explicación a lo sucedido, ya que el parto se desarrolló correctamente con el personal adecuado, el equipo y la asistencia fueron las correctas, se siguieron los protocolos habituales y el fármaco administrado a la niña estaba en el lugar correcto, uno de los carros que se utilizan para distribuir los medicamentos. Pese a todo, se produjo el trágico fallo, que está siendo investigado de forma exhaustiva.

El centro no ha querido identificar a la persona que inyectó la medicina a la pequeña. En el momento de los hechos, se encontraban en el paritorio tres médicos, una enfermera, una matrona y un familiar. Una portavoz del área sanitaria de Ferrol, ya señalaba esta misma mañana que todo el hospital se responsabiliza de la muerte. "Fue un error que el centro asume", ha manifestado.