Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

España autoriza el cuarto trasplante de cara

Pedro Cavadas, en el Hospital La Fe, de Valencia, espera un donante

Será, si llega el donante, el cuarto trasplante de cara en España y el 14ª del mundo. El médico Pedro Cavadas ya tiene al posible receptor y el permiso de la Organización Nacional de Trasplantes (ONT). También lo tiene para el que sería el primer trasplante de piernas.

En un simposio sobre trasplantes complejos que se celebra en la Fundación Areces en Madrid, Cavadas compareció junto al director de la ONT, Rafael Matesanz, y los médicos que han hecho los otros dos trasplantes de cara en España, Tomás Gómez Cía (del Virgen del Rocío de Sevilla) y Joan Pere Barret (Vall d'Hebrón de Barcelona). Explicaron que los pacientes hasta ahora operados en españa evolucionaban bien pero lentamente. "Lo importante es que ellos están contentos, y creen que ha merecido la pena", señaló Cavadas.

El médico valenciano no dio ningún dato sobre el futuro nuevo receptor de un rostro, ya que este quiere preservar su intimidad. También explicó que en el caso del injerto de piernas se está yendo muy despacio y con todos los controles, ya que no se trata, como en el caso de un corazón, de una operación a vida o muerte. Lo que se sabe es que se trata de una eprsona que está mutilada por encima de la rodilla, ya que en caso contrario le bastaría con unas prótesis.

Los éxitos en este tipo de intervenciones han puesto sobre el tapete los límites de estas técnicas. Matesanz, con el apoyo de los otros médicos, destacó que en el caso de las extremidades, no lo cree necesario cuando solo falta un brazo o una pierna, ya que en ese caso los pacientes pueden valerse bastante bien con la otra. Quyizá el límite esté en los de cara. hasta ahora se han hecho en personas con problemas funcionales (para dormir, hablar o tragar), pero Gómez Cía señaló que era posible que se llevaran a cabo por motivos estéticos en el caso de grandes quemados, por ejemplo, ya que "el hombre es un animal social", y una gran deformidad puede impedir que se relacione con los demás.