Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La UE alerta sobre el creciente mercado de drogas sintéticas y las nuevas rutas del narcotráfico

La mayor vigilancia en las costas de la Península obliga a los 'narcos' a asentar cabezas de puente en África.- Más de 23 millones de europeos consumen hachís o marihuana. La OEDT localiza en Internet 170 webs de venta de drogas sintéticas

Los narcotraficantes abren nuevas rutas para entrar en el mercado europeo, utilizan laboratorios con técnicas sofisticadas para camuflar y extraer drogas de los materiales más diversos, y el consumo de narcóticos sintéticos adquiere niveles de alta sofisticación, con la introducción de nuevas sustancias, muchas de ellas de venta al público a través de Internet. La innovación ha llegado al mercado de la droga, advierte el informe anual del Observatorio Europeo de Droga y Toxicodependencia (OEDT) , que ha sido presentado hoy en la sede de esta agencia de la Unión Europea (UE), con sede en Lisboa. El título indica por dónde van los tiros: Evolución del fenómeno de la droga en Europa . La OEDT es una agencia de la UE creada en 1993, operativa desde 1995, que tiene un presupuesto de 13 millones de euros anuales y 104 empleados. Sus informes no son vinculantes para los gobiernos de la Unión.

El aumento de la vigilancia en la península ibérica, puerta natural de buena parte de la droga que llega al mercado europeo, y la coordinación de los servicios de inteligencia que vigilan el litoral atlántico, ha abierto nuevas rutas por las que nos narcotraficantes transportan la droga. La vía de África occidental, como tránsito de la cocaína procedente de América Latina (México, Colombia, Venezuela...), ya no es la única. África oriental y Europa del Este son rutas alternativas o complementarias por las que transita la droga, gracias a la corrupción y la complicidad de los funcionarios.

El cannabis es, con diferencia, la droga con mayor número de consumidores en Europa, 23 millones, cuatro de ellos consumidores diarios. El OEDT llama la atención sobre el aumento en los últimos años de la producción local de esta droga, sobretodo en Europa occidental, con cultivos intensivos y miles de plantas. "Los daños colaterales causados por centros de producción en comunidades urbanas son considerables, porque implica un aumento del crimen organizado", señaló el alemán Wolfgang Götz, director del OEDT. La producción local de cannabis dificulta la acción represiva. Actualmente, las fuerzas policiales capturan unas 1.000 toneladas de esta droga por año, pero el 90% de esta cantidad es resina procedente del exterior.

Otra novedad en el mercado de drogas, según el informe del Observatorio Europeo, es el uso de laboratorios en los que, a través de técnicas sofisticadas, se extrae cocaína de materiales en los que se ha ocultado previamente por procedimientos químicos. Por ejemplo, en ropa y en residuos plásticos. La producción de drogas sintéticas ha dado un salto significativo, según demuestra el hecho de que en 2009 se detectaron 24 nuevas sustancias psicoactivas, una cifra que "refleja el dinamismo y la complejidad del mercado europeo de drogas", en palabras de Wolfgang Götz. Entre las nuevas drogas, hay cuatro sustancias que, estructuralmente, están asociadas a las anfetaminas, pero que generalmente se venden como alternativas al éxtasis y la cocaína. Una de ellas, la mefedrona, es de amplio uso en locales nocturnos. Ante el aumento del consumo de estas nuevas sustancias, la OEDT ha intensificado la vigilancia de su venta a través de Internet, y asegura haber identificado 170 puntos de venta legal en la red.

Los opiáceos siguen en cabeza de las drogas más mortíferas (entre 7.000 y 8.000 víctimas por año). La cifra de consumidores, en torno a 1,35 millones, se ha estabilizado en los últimos años, a pesar del aumento de la producción de opio en laboratorios en Afganistán hasta 2007. Wolfgang Götz subrayó como aspecto positivo la disminución del consumo de heroína por vía intravenosa, la más dañina, que ha tenido como consecuencia una reducción de la transmisión de enfermedades como el SIDA. La otra cara de la moneda -consumo elevado de heroína, uso de jeringuillas e infecciones de SIDA?está en algunos países vecinos de la Unión Europea, como la Federación Rusa y Ucrania que, según la agencia de Naciones Unidas contra las drogas, tiene un nivel de consumo de opiáceos entre dos y cuatro veces superior a la media de la UE, que es de cuatro casos por mil habitantes en una franja de edad entre 15 y 64 años.

La cocaína, que tuvo una rápido desarrollo a finales de los años 90 en Europa occidental, es la segunda droga más buscada en el mercado europeo. Actualmente, cuatro millones de personas consumen el polvo blanco, que ha dejado de ser patrimonio exclusivo del mundo del glamour. "La cocaína tiene un problema de imagen", dijo Wolfgang Götz. "En el imaginario popular es todavía una droga asociada a ricos y famosos. Pero ya no es así". La cocaína ha llegado a los grupos más marginales, y los consecuencias están a la vista: "Un mayor número de muertes y de adictos que requieren tratamiento".